Diario del Cesar
Defiende la región

Envían a la cárcel a asesino de ‘Cartagena’

285

Ramón Martínez, conocido como ‘Ocañero’, y a quien señalan como presunto asesino de Luis Eduardo Tovar Julio ‘Cartagena’, se entregó a las autoridades competentes horas después de haber cometido el homicidio el lunes en la mañana en el barrio San Vicente, municipio de Curumaní.

Según informó Xavier Tovar Maldonado, primo de la víctima, Martínez se presentó en la estación de policía de Curumaní junto a varios familiares, luego de la presión ejercida por autoridades.

“Ayer se llevó a cabo la audiencia preliminar y ante el Juez de Control de Garantías, el presunto homicida aceptó los cargos y entregó el cuchillo que utilizó para matar a ‘Cartagena’. Será imputado por el delito de homicidio agravado”.

Tovar Maldonado explicó que ante el juez se entregaron otros elementos probatorios, como la entrevista que el Icbf, a través de la Comisaría de Familia, realizó a la hija de 9 años de ‘Cartagena’, quien presenció el homicidio, ya que regresaba con el padre del colegio a bordo de una motocicleta.

 ‘Ocañero’ admitió que se encontraba celoso por la presencia de Luis Eduardo en el pueblo. “Mi primo vivió 9 años con la madre de sus hijas, pero en la actualidad no tenían nada, él solo iba a ver a sus hijas y lo recibían en la parte de afuera de la casa, porque ya el hombre se sentía celoso y a viva voz decía que odiaba a ‘Cartagena’, sin embargo, nunca lo amenazó”.

El detenido permanece en la Estación de Policía del municipio de Curumaní, a la espera de su traslado a prisión en Valledupar, luego de la decisión del juez.

 

LOS HECHOS

El homicidio ocurrió a las 11:40 de la mañana del lunes, cuando Luis Eduardo fue sorprendido por el agresor al momento que transitaba a bordo de una bicicleta, en compañía de una de sus hijas que había recogido en el colegio San Vicente de la localidad.

Presuntamente el homicida generó la riña y entre la fuerte discusión, ante la mirada atónita de los vecinos, sacó un arma cortopunzante y le asestó tres puñaladas en el tórax que lo dejó sin vida en la polvorienta calle del barrio San Vicente.

El hombre era albañil, natural de la capital de Bolívar, pero durante muchos años había vivido en Curumaní.