Diario del Cesar
Defiende la región

Micael Cotes: El Alcalde del Pueblo que transformó a Ciénaga 

99

Hoy hace 50 años tomó posesión el más recordado de los alcaldes que haya tenido el Municipio de Ciénaga: Micael Cotes Mejía. Su incursión en la vida pública del departamento y la región estuvo precedida por una exitosa gestión pública que medio siglo después ha sido irrepetible, por ese sentido de compromiso, de honestidad y realizaciones que le impuso a su particular manera de gobernar: haciendo obras que el pueblo reclamaba porque nunca antes se las habían hecho.

Han pasado varias generaciones de cienagueros que lo recuerdan y elogian sin interés distinto al de reconocerle lo que hizo por la segunda ciudad del departamento en su paso por el Gobierno.

Llegó a la administración gracias a la decisión que tomó el entonces gobernador del Magdalena don José Lacuoture Dangond en el año de 1970. Tomó posesión un 25 de septiembre ante el Juez Primero Civil Municipal doctor Miguel Miranda, a cuyo despacho concurrieron en forma masiva no solo los familiares del nuevo mandatario quien estuvo acompañado de su esposa Dolores Ríos de Cotes, sino de numerosos amigos personales, líderes cívicos y comunales, quienes de manera entusiasta veían en el Alcalde un nuevo líder de la política magdalenense.

SU LLEGADA A CIÉNAGA 

Micael Cotes Mejía llegó a Ciénaga recién graduado de bacteriólogo en el año1963. Cotes venía de haber hecho su internado en el Hospital San José de Bogotá, y su desempeño profesional lo llevó a ocupar el cargo de Jefe de Laboratorio del Hospital San Cristóbal y luego Presidente de la Cooperativa de Trabajadores de la misma institución.

ASÍ LLEGÓ 

Como era costumbre en la época del Frente Nacional y aun después de terminado éste, cada vez que ascendía al poder un Presidente de la República, la ´comidilla´ política en los departamentos y sus capitales era el de hacer cábalas frente a los futuros gobernadores y desde luego los respectivos alcaldes. En medio de esos run runes cotidianos,  se conoció la decisión del Presidente Misael Pastrana Borrero cuando nombró a José Lacuoture Dangond su gobernador en el Magdalena y el segundo, Lacuoture nombró Micael Cotes alcalde.

MANOS A LA OBRA 

Con la independencia y el respaldo del Gobernador José Lacutuore, el nuevo alcalde de Ciénaga inició lo que él mismo llamó ´la revolución de las obras que necesita el pueblo´. Y comenzó, con esa filosofía a construir una serie de obras que Ciénaga necesitaba en ese momento.

Empezó por la pavimentación y relleno  de las calles. Cotes recorría los barrios y le daba tristeza las calles polvorientas por donde transitaba el servicio de transporte, los carros particulares y la gente. Se percató rápidamente del descontento de la comunidad y se sintonizó con el querer de la gente. Para ello se ideó una alianza y fue la que adelantó con las juntas de acción comunal, las que terminarían siendo determinantes en la ejecución de los proyectos que había pensado. Y en su gestión contó con el apoyo y colaboración del líder comunal Fabio Maldonado Manjarrés, hermano del reconocido periodista Luis R. Maldonado Manjarrés.

Cotes llegó a trabajar con las uñas. El Municipio no tenía maquinaria pesada ni liviana, ni siquiera para tapar un hueco. La administración solo contaba con dos secretarías: Gobierno y Obras Públicas.

Hizo una alianza extraordinaria y encontró apoyo en el entonces Caminos Vecinales, en cuya dirección se encontraba su amigo el ingeniero Jaime García Márquez, hermano del escritor Gabriel García Márquez. Jaime le ayudó de manera extraordinaria, hasta que al alcalde  Cotes le surgió la idea que fuera Caminos Vecinales la que le prestara la maquinaria y los líderes comunales  quienes la operaran. Ese convenio solo era por los fines de semanas, porque los otros días, la maquinaria se encontraba comprometida con otras labores.

Los comunales iban hasta el río Córdoba, recogía arena y el relleno para el relleno de calles.

En poco tiempo se observó entonces los resultados de una gestión entusiasta, netamente cívica, con el impulso y el compromiso de un Alcalde que mostró sus propósitos e intención por trabajar por el bienestar de los cienagueros.

Los sectores populares comenzaron a admirar la obra de Cotes Mejías, pavimentación por todos los lados, hasta el Centro llegó.

LA VISITA DEL PRESIDENTE 

Con ocasión de la inauguración de los silos del Idema dentro del Terminal Marítimo de Santa Marta, vino a la ciudad el señor Presidente Misael Pastrana Borrero. Concluido los actos de inauguración se le ofreció una recepción en el balneario Burucuca de la Policía Nacional. Allá estaba el Jefe del Estado acompañado de varios ministros, autoridades y personalidades de la región. Y hasta allí llegó el intrépido alcalde de Ciénaga Micael Cotes Mejía, con la ilusión de que el Presidente le aceptara una invitación de visitar a Ciénaga. Pudo acercársele gracias a que el exministro y dirigente conservador Alfredo Riascos Labarcés, se lo presentó en los siguientes términos:

´Señor Presidente Pastrana le presentó al alcalde de Ciénaga, Micael Cotes Mejía, alcalde entre otras cosas del único municipio del Magdalena donde usted ganó´. Ante esa presentación, la respuesta no se hizo esperar: ´Cómo está Alcalde´, preguntó Pastrana, y Cotes le respondió: ´Bien gracias señor Presidente. Quiero distraer su atención para ver si dentro de su apretada agenda puede aceptarme la invitación de visitar a Ciénaga´. El Presidente Pastrana le respondió con toda su amabilidad como era característica en él, manifestándole que por cuestión de agenda no le era posible, pero que le contara en que podía ayudarle el Gobierno. El alcalde Cotes no dudó un instante en plantearle dos de sus principales necesidades: pavimentar las calles y una nueva cárcel municipal.

Con esas solicitudes planteadas y estando acompañado el Presidente de los ministros encargados de cada una de esas materias, les pidió, a Miguel Escobar Méndez, titular del ministerio de Justicia y Argelino Durán Quintero, ministro de Obras Públicas, escuchar y atender las peticiones del mandatario municipal.

Los dos ministros se quedaron en Santa Marta y el alcalde Cotes les organizó a cada uno por separado, un comité de recepción para llevarlos a Ciénaga. Hasta allá llegaron y en el caso del Ministro de Justicia, visitó una edificación donde se había proyectado unan Estación de Policía la cual había quedado abandonada y allí se dio inicio a la construcción de la cárcel municipal.

Con el Ministro Durán Quintero, pudo recorrer las polvorientas calles cienagueras, y tras advertir la necesidad sentida de darle apoyo al mandatario y contribuir con el progreso de Ciénaga bajo la gestión de Micael Cotes, a los seis días anunció la suma de dos millones de pesos, para la pavimentación de calles en la ciudad.

Con esa plata más recursos propios del municipio logró pavimentar 42.424 metros cuadrado en concreto. En su administración se eliminó la antiestética y antihigiénica casuchas de ventas, situada a los largo de la Avenida Santander y que le daban a Ciénaga el más feo aspecto; a cambio de la anterior determinación, construyó un Pabellón de Comedores Populares con servicios de agua, luz y alcantarillado, resolviendo así, el más agudo problema social e higiénico de la época.

PAVIMENTACIÓN  

Bajo su gobierno se realizó el más vasto programa de pavimentación que haya podido recibir Ciénaga a través de su historia. Este programa se adelantó con la efectiva colaboración del Ministerio de Obras Públicas y la Acción Comunal.

Se construyeron 82.000 metros cuadrados (M2) en las siguientes vías:

Carrera 11, desde la Carretera Ciénaga- Barranquilla a la calle 30

Carrera 13, desde la Carretera Ciénaga -Barranquilla a la calle 29

Carrera 17, desde la Calle 29 a la última calle del barrio Nelson Pérez

Carrera 21, desde la Carretera Ciénaga-Barranquilla a la Calle 27

Carrera 15, desde la Calle 9 a la calle 1ª

Carrera 11, desde la calle 8ª a la calle 1ª

Carrera 9, desde la Carretera Ciénaga-Barranquilla a la Calle 1ª

Carrera 3, desde la Carretera Ciénaga-Barranquilla a la Calle 7ª

Calle 1ª, desde la Carrera 15 a la Carrera 9ª

Calle 7ª, desde la Carrera 3ª a la Carrera 21 (Avenida San Cristóbal)

Calle 9ª, desde la Carrera 10B a la Carrera 3ª

Calle 12, desde la Carrera 8ª hasta Puerto Nuevo (Avenida Santander)

Carrera 11, desde la Avenida Santander a la Carretera Ciénaga – Barranquilla

Calle 30, desde la Avenida Argelino Durán Q. hacia el Oriente

Es de destacar que la mayor parte de estas obras benefician a los barrios populares, antes embotellados en épocas de invierno.

En el último trimestre del año 1.971 la Administración Municipal, invitó a la Corporación Nacional de Turismo, a que se vinculara con Ciénaga con algunos de sus programas; para demostrarle el interés, le cedieron una franja de terreno en la región conocida como Costa Verde y, dos meses más tarde, la Corporación favoreció a Ciénaga  iniciando la construcción de unos balnearios populares.

Se recuerda que embelleció el Parque Centenario, numerosas escuelas, puestos de salud, cementerios corregimentales, puestos de Policía. No hay un solo corregimiento vereda donde no haya dejado una obra, y Sevillano, Riofrío y Guacamayal junto a Prado Sevilla y otros lugares más, fueron testigos de su exitoso mandato.

CASI DOS AÑOS 

Dirigiendo los destinos de Ciénaga estuvo 22 meses en la administración. Del 25 de septiembre de 1970 hasta finales de julio de 1972. Y dejó el gobierno porque hubo cambio de Gobernador. Concluyó su gestión el conservador José Lacuoture Dangond y lo sustituyó el exministro  liberal José Ignacio Diazgranados Alzamora.

El juego político de entonces era la alternancia que consistía en que si el Gobernador era liberal, la alcaldía de Santa Marta se le entregaba a un conservador, y automáticamente la alcaldía de Ciénaga era para que la desempeñara un liberal. Y así a la inversa. Esa alternancia fue la que tal vez impidió que Cotes permaneciera más tiempo en la administración municipal de Ciénaga. Fue reemplazado por don Rubén Darío Hernández.

La huella del gobierno de Micael Cotes Mejía en ciénaga quedó por todas partes.  Y hoy 50 años después la historia lo recuerda como el mejor de todos los alcaldes.