Diario del Cesar
Defiende la región

Se cumplieron 25 años del asesinato del médico José David Padilla Villafañe 

203

Mencionar a José David Padilla Villafañe es recordar aquel médico que dio lo todo por sus pacientes en Aguachica, sur del Cesar, el mismo que fue asesinado por cobardes un 31 de marzo de 1995 cuando despartía con colegas.

Pero también este mismo nombre lleva el hospital regional, en honor a sus tantos años de trabajo y dedicación por la comunidad. El crimen de este galeno ocurrió cuando el reloj marcaba las 6:30 p.m., había hecho su última cirugía. Se fue a un local donde venden jugos hasta que ocurrió lo peor. Lo que parecía ser una tarde diferente terminó manchada de sangre, pues cuando José David Padilla Villafañe se disponía a trasladarse a su casa, fue interceptado por paramilitares que llegaron a la esquina de la calle 5A con carrera 9, allí sin mediar palabra alguna accionaron sus armas de fuego ocasionándole la muerte.

Hubo confusión, aglomeración, y hasta los gritos que no paraban. “No puede ser posible, ¿Por qué lo mataron? ¿Por qué? Eran las palabras de algunos de sus colegas y de la comunidad, pues no creían que criminales hubieran apagado la vida del cirujano que precisamente se dedicaba a salvar vidas, pero infortunadamente la suya nadie pudo protegerla.

Para la época los paramilitares hicieron de las suyas. Las funerarias no daban basto y las salas de estos lugares permanecían llenas porque casi que a diario había asesinatos por parte de los paramilitares que hacían de las suyas sin que nade los detuviera. Dicen en el municipio de Aguachica que era el tiempo de la guerra, donde había pelea de territorios entre grupos armados y quien tratara el tema de la paz podría ser objetivo militar.

El galeno, se caracterizaba no solo por brindar la mejor atención a sus pacientes sino también por su lucha contra la corrupción.

“Hoy 25 años después solo se conocen los autores materiales del hecho, pero aún se continúa esperando que los autores intelectuales paguen por este horrendo crimen”, sostuvieron ciudadanos de Aguachica.

Luego de todo el tiempo transcurrido, Emilio Ortega, locutor de esa localidad recordó a Padilla Villafañe como un médico respetable en la comunidad e indicó que: “Fue asesinado por pensar diferente y por no comulgar con la corrupción”.

En el momento de su homicidio cumplía un destacado papel como gerente del Hospital Regional que lleva su nombre y destacado como médico cirujano que, durante su tiempo como cirujano salvó muchas vidas de habitantes de la región sur del Cesar, Bolívar, Norte de Santander y Aguachica.

José David Padilla Villafañe, es quizás el nombre más respetado en la región y es recordado por sus años de trayectoria y desempeño en los años 90 durante ese tiempo salvo muchas vidas por su pericia como cirujano. Fue la época más violenta en la historia del municipio de Aguachica, nunca se había visto correr tanta sangre como en el año 1995.

Este crimen aparte de conmover a todo un pueblo que permaneció en duelo por ocho días, sirvió para comenzar un proceso no compartido por la guerrilla ni por los demás grupos armados al margen de la ley. La propuesta era realizar una Consulta Popular por la Paz, con toda la población que a través del voto sería la encargada de decir “fuera violentos y sí a la paz”.

La reacción de la sociedad civil se hace sentir; ésta propone una solución y lo consigue a través de una iniciativa de ‘Consulta Popular’ el 27 agosto de 1995, que culmina con un hecho único en el país: 12 mil votantes se manifiestan contra la violencia.

Se recuerda que el profesional de la salud recibió varios disparos de pistola nueve milímetros en la cabeza, uno de los sicarios lo atacó por la espalda y de manera inmediata huyó de la zona sin dejar rastro o evidencia alguna; posteriormente durante meses de labores habría sido capturado, pero nadie sabe por qué o quién ordenó su muerte.

“PENSABA DIFERENTE, ERA UN LIDER”, HERMANA DEL MÉDICO 

AJÁ & QUÉ VALLEDUPAR se contactó con Luz Padilla Villafañe, hermana del médico asesinado la cual expresó que: “Él era quizás en ese entonces el más querido por la comunidad, pues hoy día lo siguen recordando en Aguachica por su simpatía y servicio con sus pacientes”.

Añadió además que: “Él siempre quiso salir adelante, desde pequeño quería estudiar medicina se fue a estudiar a Ecuador porque era muy económica y más facilidad de pago y cuando vino y se fue a especializar a Costa Rica. Había un colega en común que trabaja en Aguachica y este le dijo que se fuera para ese municipio”.

También recordó que el día del asesinato de su hermano se enteró minutos después de lo sucedido y que desde ese entonces muchos de sus familiares han seguido los pasos de José David Padilla Villafañe. “De la muerte de él lo poco que sé, es que eso ha estado en secreto que habían agarrado a los autores materiales más no lo intelectual. Dicen que fue por política y tenía proyecto sobre la paz y había hecho un rechazo sobre las masacres que había en la época. Al ser el precursor de la idea y del proyecto eso influyó mucho para que él tuviera muchos adversarios. Él lo que quiso fue de ayudar al pueblo para contrarrestar y aplacar un poco la situación, se ganó enemigos gratuitos hizo una manifestación y la gente lo apoyó”, expresó.