Diario del Cesar
Defiende la región

Canto a una diosa: Experiencia y  trayectoria en el escenario 

39

A través de una de las plataformas virtuales se unen en un mismo escenarios, tres mujeres talentosas en la cultura vallenata. Se trata de Maribel Cortina, Magnolia Ortega y Dora Rueda, a este trio las une no solo su experiencia, sino las ganas de mostrarle al mundo el legado de quien marcó el punto de partida de la mujer en este género musical, Patricia Teherán.

A través del canal de YouTube de Maribel Cortina Fonseca, los admiradores del vallenato interpretado por mujeres podrán deleitarse con ese concierto vallenato, el próximo 17 de octubre.

El evento que lleva por nombre Canto a una Diosa, tiene el reto de revivir los mejores éxitos de varias agrupaciones vallenatas conformadas solo por el género femenino como Las Diosa del Vallenato, Las Musas, entre otras.

Es importante destacar que las mujeres en el vallenato, que parecían haber sido únicamente inspiradoras de la gran mayoría de las canciones, están sacando a la luz su talento para ser protagonistas como intérpretes, compositoras e incluso gestoras de esta música. Sin embargo, a lo largo de la historia, este folclor ha tenido importantes figuras femeninas.

Las tres mujeres que darán este concierto, las encabeza Maribel Cortina interpretando las notas de su acordeón desde pequeña, Magnolia Ortega, quien fue exvocalista de las Diosas del Vallenato, con su voz melodiosa conquista a su público y Dora Rueda del interior del país y quien participó en uno de los programas de televisión más visto en Colombia, imitando a la desaparecida Patricia Teherán, se ha convertido en una gran voz líder del vallenato;  con ella se completa este magnífico grupo, que en el mes de octubre aspiran a reunir a todos sus seguidores a través de la virtualidad.

LEGADO DE LA DIOSA 

Antes de comenzar su carrera musical profesional, al lado de la acordeonera Chela Ceballos, en 1988, la cartagenera Patricia Teherán (1969-1995) tocaba el saxofón y el clarinete.

Juntas, Teherán y Ceballos conformaron Las Musas del Vallenato, agrupación femenina con la que grabó tres discos.

Seis años después, la cantante se independizó para fundar Patricia Teherán y Las Diosas del Vallenato, con Maribel Cortina en el acordeón; su primer trabajo juntas, en 1994, fue Tarde lo Conocí, de la autoría de Omar Geles.

Fue un éxito rotundo. Después llegaron otros sonados éxitos como Amor de papel, Me dejaste sin nada, Todo daría por ti, No me crees.

Fue reconocida como ‘la voz femenina del vallenato’ o ‘la diosa del vallenato’. Hasta que sufrió el fatídico accidente que terminó con su carrera musical y su vida, cuando apenas estaba llegando a la cima del éxito.

EXPERIENCIA Y CALIDAD 

Desde muy pequeña Maribel de los Ángeles Cortina Fonseca, le gustaron los cuentos y no eran precisamente de príncipes azules, sino los de acordeoneros como Emiliano Zuleta Baquero, Rafael Escalona, Francisco ‘Pacho’ Rada o Abel Antonio Villa.

Los escuchaba de la voz de los músicos que llegaban a parrandear al patio de la casa de su padre, un acordeonista y técnico de acordeón de Plato (Magdalena).

Su salto al profesionalismo lo dio en 1994, cuando grabó con las Musas del Vallenato. Luego se acabó el grupo y decidió presentarse en cuanto festival vallenato conociera.

En Barranquilla ganó dos Congos de Oro y en Valledupar, donde se ha presentado más de siete veces, ha ocupado el segundo lugar.

“En donde me he presentado siempre estoy entre los tres primeros lugares”, asegura la Diosa del acordeón.

Enfrentarse en tarimas ante hombres no ha sido una lucha fácil, pues muchos no confiaban en su talento, pero sus ganas de salir adelante y abrirse espacio a punta de notas le permitieron ganarse un respeto.