Diario del Cesar
Defiende la región

Asamblea y Concejo no pudieron elegir a su Secretario General

374

Pese a que para este fin de semana estuvieron programadas las elecciones de secretario general tanto en la asamblea del Cesar, como en el Concejo de Valledupar, atendiendo a la nueva reglamentación que cambió el procedimiento eleccionario; ninguna de las dos corporaciones pudo llevar a feliz término el trámite.

Mientras en el Concejo de Valledupar se programó la elección de la nueva secretaria general entre la lista de dos elegibles que obtuvieron los mejores puntajes en la prueba de conocimiento aplicada por la  Universidad del Magdalena, institución contratada para tal fin; al llegar la fecha en la que ambas aspirantes debían presentar la entrevista en plenaria para luego enfrentar la votación nominal; una de las aspirantes apareció con la carta de renuncia a sus aspiraciones.

En la carta de renuncia firmada por ella misma, la excandidata al cargo de secretaria general, Lisbeth Gaitán, aseguró no tener garantías de transparencia y objetividad en el proceso.

“Es así como agotado cada una de las instancias del proceso obtuve la mejor calificación en la valoración de estudios de experiencia con un puntaje de 95 que  equivale al 38% sobre el 40%, de igual forma la mejor calificación en la prueba de conocimiento con un puntaje de 37”, expuso Gaitán y continuó señalando que “las determinaciones en torno a la integración de las entidades estatales se estructuran alrededor de los derechos fundamentales a la igualdad, a la participación en la función pública y al debido proceso (…)desafortunadamente esas garantías no se me dieron dentro del proceso al cual concursé, y que me impide el ejercicio pleno de mis derechos”, puntualizó.

Tras la renuncia de Lisbeth Gaitán, el proceso eleccionario continuó con una única candidata, Mairy Hernández, pero   Un empate de 9 votos a favor de Hernández y 9 en blanco, más un ausente, obligaron a los concejales a aplazar la elección para nueva fecha; por lo que el Concejo de Valledupar iniciará el nuevo año sin Secretario General.

SECRETARIO GENERAL AD HOC

Aunque para la sesión de este domingo había quedado programada la elección de secretario general, los diputados tampoco pudieron llevar a cabo la actividad debido a que ninguno de los aspirantes al cargo superaron el examen que, atendiendo a la nueva reglamentación, debía ejecutar una universidad acreditada, en este caso la del Magdalena.

Según el presidente de la Duma departamental, José Mario Rodríguez Barriga, al cargo de Secretario General aspiraron cuatro personas, pero solo dos estaban habilitados: Javier Araújo Ramírez, que obtuvo un puntaje de 48 puntos; y Heidy Ávila Parodi quien obtuvo 49 puntos; pero como para superar la prueba los aspirantes debían alcanzar un puntaje mínimo de 60, el concurso se declaró desierto.

“Desafortunadamente, después de un cronograma extensivo, después de varios días donde se estableció una prueba de conocimiento por parte de una universidad acreditada como lo exige la nueva  normatividad para la elección de Secretario, solamente cuatro personas en el Cesar se presentaron a una convocatoria pública que fue compartida en diferentes medios de comunicación y cuentas oficiales de la asamblea”, señaló el diputado Rodríguez Barriga quien también lamentó la poca reacción a la convocatoria y el hecho de que quienes se presentaron no estaban aptos para ejercer, según su desenvolvimiento en la prueba de conocimiento.

“El episodio es más lamentable cuando se presentan estas dos personas y ninguna de las dos alcanza el puntaje mínimo exigido, esto significa que no tienen el conocimiento suficiente para poder ejercer el cargo, lo que nos lleva a declarar desierto ese  concurso”, argumentó el presidente de la Duma.

Tras la discusión, el diputado Camilo Lacouture Ackerman fue designado, con 8 votos a favor, Secretario General ad hoc, y asumirá el cargo provisionalmente a partir del primero de enero y mientras se realiza una nueva convocatoria, hecho que el presidente de la Asamblea, José Mario Rodríguez calificó como “un gasto innecesario que se pudo ahorrar si los cesarenses hubieran participado masivamente”.