Diario del Cesar
Defiende la región

Habilitan torre en ‘La Tramacúa’ para aislar a los presos infectados

295

POR NINOSKA REYES URDANETA

La confirmación de veinte nuevos casos de Covid-19 en el Establecimiento Penitenciario de Alta y Mediana Seguridad de Valledupar, “La Tramacúa”, ha obligado a las autoridades del penal a habilitar una torre para aislar a las personas contagiadas, con el fin de evitar la propagación del virus, que además es combatido con tomas de moringa y otras yerbas, donadas por autoridades indígenas de la zona.

Recientemente, según lo informó en su oportunidad el director del recinto, Cesar Caraballo Quiroga, se tomaron 93 muestras para coronavirus entre los internos, de las cuales 43 fueron negativas y se esperan resultados de treinta.

En tal sentido, se ha establecido una cuarentena estricta en el penal y los presos permanecen día y noche en sus celdas; además de habilitarse la torre 9, muy cerca al puesto de mando donde operan los guardianes del Inpec, quienes están en la disposición de actuar en caso de presentarse alguna emergencia en el área, informó Ciro Pérez Escalante, delegado  de la Personería de Valledupar para Asuntos Carcelarios.

Agregó que la Personería se encuentra vigilante en el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad, además del tratamiento médico y la atención que están recibiendo los reclusos, ya que por tratarse de una pandemia, se les deben garantizar los derechos  a la salud. Todos están en buen estado de salud, con síntomas leves y permanecerán aislados durante 20 días aproximadamente.

También anunció, que el Cabildo Gobernador Kankuamo, por iniciativa, llevó al penal plantas de moringa, jengibre y otras yerbas, que consideran curativas para esta enfermedad.

 “Hay que destacar que luego de cinco meses es que se detectan casos de Covid-19 en esta cárcel, lo que indica que se venían cumpliendo las medidas de protección tal y como la han establecido las autoridades de salud. Estimamos que la infección fue llevada al penal por algún guardián, porque las visitas están suspendidas desde que inició la pandemia”, dijo.

Por otra parte, Pérez Escalante informó, que se está trabajando adicionalmente con el tema de la alimentación y las encomiendas de los internos, ya que se han presentado algunos inconvenientes que han sido denunciados por los integrantes del comité de Derechos Humanos.

También se está diligenciando la autorización para renovar las visitas, bajo estrictos protocolos de bioseguridad, ya que los internos tienen 7 meses sin recibir a sus familiares y eso los afecta psicológica y emocionalmente. Se espera el pronunciamiento, desde la Presidencia de la República, para permitir de nuevo las visitas a las cárceles del país.