Diario del Cesar
Defiende la región

Generadores ´clavaran´ aumento para usuarios del servicio de luz

244

Son dos los retos que tiene que enfrentar el sector de la energía en 2019. El primero es el fenómeno de El Niño, evento climatológico que en anteriores ocasiones ha tenido graves repercusiones en el sistema de energía nacional. El segundo es la demora de la puesta en marcha de Hidroituango, que se suponía debía entrar en funcionamiento en noviembre del año pasado.

Ante estos dos factores se abren las siguientes preguntas: ¿subirán los precios de energía a las comercializadoras?, ¿el retraso de Hidroituango jugaría un rol importante en los precios? Estos interrogantes se dan por el buen momento que pasa la demanda de energía a nivel nacional, que en 2018 incrementó 3,3%, y que, según la Anif, crecerá 4% en 2019, debido a las buenas perspectivas de la industria, el comercio y el consumo de los hogares.

Ángela Montoya, presidenta de Acolgen, explicó que las comercializadoras de energía como Electricaribe o EPM compran de dos formas: la primera es a través de contratos de largo plazo, es decir, son negociaciones libres y privadas entre generador y comercializador. La segunda manera es la compra en bolsa, la cual, según Montoya, tiende a subir de precio durante fenómenos de El Niño.

“Pues mirando hoy (ayer), la verdad, el previo en bolsa no ha subido mucho, está a $275. Pero en bolsa durante fenómenos de El Niño sí hay volatilidad. La mayoría de comercializadores prefiere exponerse lo mínimo posible en bolsa y es lo mejor”, aseguró Montoya.

Esto significa que las comercializadoras compraron lo máximo posible en contratos bilaterales, los cuales mantienen un precio fijo.

Durante 2018, el precio de la energía en bolsa fue estable, teniendo su punto más alto a mitad de marzo cuando fue de $212 por kilovatio hora. El valor del precio de bolsa promedio ponderado para el año 2018 fue de 117.55$/ kWh. Durante 2019 ha tenido un alza y este mes llegó a los $326 por kilovatio hora.

Alejandro Castañeda, presidente de la Andeg, indicó que 85% de la demanda energética del país está cubierta por contratos a largo plazo entre las generadoras y las comercializadoras y que solo 15% de la demanda queda expuesta a los precios de la bolsa.

 “Cuando llega un fenómeno de El Niño, lo que pasa es que se deja de utilizar agua y se comienza a utilizar térmicas, las cuales tienen un precio de generación más alto que las hidroeléctricas. Esto afecta los precios de la bolsa y a las comercializadoras que no hicieron contratos de largo plazo, que son muy pocas. El fenómeno de El Niño se refleja, pero en los precios de la bolsa de energía”, explicó Castañeda.

Con respecto a Hidroituango, el funcionario indicó que no ve que el retraso de la obra sea un problema desde el punto de vista de tarifas porque “en la actualidad se cuenta con energía suficiente para atender al sistema sin ningún problema”.

“Hay energía suficiente para generar lo que debió hacer Hidroituango en noviembre del año pasado. Los contratos de este año se firmaron desde hace rato y por eso no habrá afectación al corto plazo ni en las tarifas ni en la generación”, señaló.

Cecilia Maya, gerente del mercado de XM, señaló que hay comercializadoras que dependen totalmente de la bolsa, por lo que en estos días estarán enfrentando precios altos ($250 por kilovatio hora). Agregó que los precios fueron estables durante 2018 y que el alza se empezó a ver a partir de diciembre, cuando las posibilidades de que ocurriera un fenómeno de El Niño empezó a aumentar.

“En un país que depende tanto de la energía hidráulica, es normal que cuando haya escasez de lluvia, las térmicas ayuden a la generación de energía, lo que hace que los precios en la bolsa suban. En 2016 llegaron a $800 por kilovatio hora”, expresó.

Por otra parte, según la Anif, comercializadores-distribuidores que no estaban apropiadamente cubiertos y habían adquirido energía del proyecto de Hidroituango para 2018-2019 se estarán viendo forzados a adquirir energía en bolsa (con sobrecostos) para no incumplir con el suministro.

Con respecto a la eliminación del subsidio de energía que se contempla en el Plan Nacional de Desarrollo, el presidente de la Andeg, Alejandro Castañeda, recomendó que debería ser gradual para que la gente no se vea tan afectada con el alza en las tarifas. De acuerdo con Castañeda, se dan cerca de $3 billones en subsidios al año y este crece de manera considerable, lo que genera una presión fiscal grande. Además, están mal focalizados, es decir, buena parte va a gente que no lo necesita.

 

Nivel de los embalses llegó a 52,8%

El operador del Sistema Interconectado Nacional (SIN) y administrador del Mercado de Energía Mayorista, XM, informó que en la tercera semana de febrero el nivel de los embalses de energía llegó a 52,8%.

La empresa detalló que las reservas hídricas de Antioquia y Caribe son las que se encuentran en su mayor nivel al reportar 68,6% y 54,7%, respectivamente. El Oriente se ubicó debajo de estas dos con 41,1%, el Valle con 45,4% y el centro del país con 45,5%.

“El promedio acumulado de los aportes hídricos en lo corrido de febrero ha sido de 72,7% con respecto a la media histórica; las regiones que han presentado menores aportes hídricos son Oriente con 41,4% y Caribe con 44,2%. Las de mayores aportes hídricos son Centro con 85% y Valle con 83,2%”, aseguró el reporte de la empresa.

Los bajos niveles de los embalses se deben la temporada de sequía que vive el país. De hecho, según el Ministerio de Vivienda, a hoy son 114 municipios, ubicados en 10 departamentos, los que ya reportan algún grado de afectación en el servicio de acueducto como consecuencia de la temporada seca.

De acuerdo con el décimo reporte que presentó esa cartera, los departamentos que continúan registrando afectaciones importantes por las altas temperaturas y la escasez de agua son Antioquia, con siete municipios; Bolívar, con 37; Boyacá, con 13; Cesar, con tres; Córdoba, con 11; Cundinamarca, con 10; La Guajira, con ocho; y Valle del Cauca con siete municipios.