Diario del Cesar
Defiende la región

Supervisor muere al ser arrollado por una turbo

371

El supervisor de una empresa de vigilancia fue arrollado la madrugada de ayer, cuando en ejercicio de sus funciones y cuando reportaba un accidente de tránsito, el conductor de una turbo que se encontraba en el lugar lo embistió, tras colisionar contra un bus,  provocándole la muerte.

El infortunio se presentó en la vía quede Pueblo Nuevo (Magdalena) conduce a Valledupar.La víctima fue identificada por las autoridades como Yoelgis Castañeda Mejía, dio los últimos suspiros cuando era atendido por los galenos de la Clínica Sinais Vitais del Bosconia, a causa de las graves heridas que sufrió en su cuerpo durante un siniestro ocurrido en el kilómetro 21 + 700 metros del trayecto en mención.

De acuerdo a lo informado por parientes del fallecido, este salió de su vivienda situada en el corregimiento de San Roque (jurisdicción de Curumaní, Cesar) para hacer la inspección de un siniestro que ocurrió en ese punto específico, cuando abandonaba el sitio, pero otro accidente le segó la vida.

“Yo estaba durmiendo cuando me llamó el Ejército para decirme que lo había llevado al hospital. Lo que tengo entendido es que él realizaba sus labores en un sitio donde había ocurrido un accidente, estaba haciendo el reporte y cuando se fue a devolver hacia la empresa a entregar el informe, el conductor de un bus se durmió, se salió de la vía y le pegó a una turbo. Cuando esta se desvía, le pegó a mi esposo, que estaba parado a un lado de la carretera y lo dejó mal herido” afirmó su compañera sentimental, que prefirió omitir su identidad a este medio.

De inmediato, quienes estaban presentes en el lugar de los hechos dieron avisos a las autoridades y rápidamente, la víctima fue trasladada a bordo de una ambulancia hasta el centro asistencial inicialmente citado, donde los médicos de turno no pudieron hacer nada por salvar su existencia.

La unidad móvil de criminalística de la Policía de Tránsito y Transportes del Cesar se aproximó a la clínica para realizar la inspección técnica al cadáver, que horas más tarde fue llevado a la morgue del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Valledupar, donde le practicaran los exámenes de necropsia de rigor.

Castañeda Mejía,fue soldado profesional, trabajaba con la empresa de vigilancia Nápoles como supervisor de accidentes, era padre de dos menores de edad y residía con su familia en el barrio Simón Bolívar, de San Roque, tierra que lo vio nacer. En esa misma población será sepultado por sus seres queridos.