Diario del Cesar
Defiende la región

Caída de un árbol estuvo a punto de generar otra tragedia en Valledupar

302

A pocos días de haberse producido la muerte del abogado Miguel Andrés Perea luego de caerle un árbol en momentos en que se dirigía en su vehículo por la carrera Novena de Valledupar,  una familia estuvo cerca de repetir la madrugada de ayer el hecho trágico en el barrio Las Manuelitas.

Un fuerte ruido se encargó de despertar a doña Gladys Mizar y los ocupantes de su vivienda sobre las 3 de la madrugada, producto de la caída del árbol de mango que se encontraba frente de su vivienda, la misma que quedó destruida luego del incidente.

Aún llena de nerviosismo y preocupada por la situación, Mizar explicó que: “cuando vi esto, me atacaron los nervios, tumbó todas las paredes y el techo.  Estaba, mi hijo en la parte de atrás, las familias que están alquiladas y yo. Afortunadamente no hay nadie herido; cuando picaron las raíces por la pavimentación, debilitaron el árbol”.

Mizar y los ocupantes de la vivienda se salvaron por cuestión de centímetros, dado que el árbol cayó hacia el lado de las ramas y ellos se encontraban a esa hora en las habitaciones del inmueble.

“A eso de las 3 de la madrugada recibimos llamada de la comunidad y la Policía Nacional por radio, reportándonos que un árbol había caído sobre una vivienda, llegamos al sitio, y pudimos constatar que se trató de un árbol de mango que cayó sobre dos viviendas y trabajamos con las motosierras.  Las causas, no sabemos si fue por el fuerte viento que hubo en la madrugada o tal vez debilitaron el árbol cuando hicieron unos trabajos en la vía”, precisó el Sargento Tomás Charris, del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Valledupar

Esta situación ha generado nerviosismo en Valledupar, no solo por la muerte del joven abogado Miguel Andrés Perea, también por la caída de unas ramas sobre un taxi que transitaba por la Avenida Simón Bolívar hace unos días y ahora este incidente en el barrio Las Manuelitas.

“Vemos que la afectación ha sido en la sala, en algunos de los cuartos también; vemos que el techo se desplomó todo, las paredes tienen grietas de las dos paredes.  Como podemos observar esto tiene demasiadas grietas, hay que cambiar prácticamente todas las paredes”, agregó  Charris.

 

 SITUACIÓN DELICADA

Aunque el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Valledupar trabaja desde hace algunos días en la poda y erradicación de árboles en la capital del Cesar, la situación es difícil ante el estado que presentan por olvido, vejez o enfermedad.

Los Bomberos han identificado varios árboles, sin embargo la situación se mantiene en la ciudad, por lo que muchos, incluso, se han atrevido a pedir la Secretaría del Árbol para Valledupar.

“La fundación Biosierra Nevada ha identificado algo así como unos mil árboles en riesgo inminente hacia los ciudadanos. No necesariamente son árboles que están en condiciones deplorables, también hay árboles sanos que están muy mal ubicados y que pueden causar daños”, aseguró el ambientalista Miguel Ángel Sierra.

 

 EL CASO TRÁGICO

El infortunio se produjo el 9 de febrero aproximadamente a las 6:30 de la mañana.  El jurista Miguel Perea, de 29 años, quedó inconsciente tras el fuerte impacto que ocasionó el arbusto al caer sobre su humanidad; la camioneta doble cabina de placas MTZ-442 quedó arruinada al caer el árbol que estaba sembrado en el separador de la carretera.

Decenas de transeúntes lo auxiliaron y luego lo trasladaron a la clínica Erasmo, donde estuvo desde su ingreso en delicado estado.

Los parientes y allegados de Perea, hicieron cadenas de oración implorando por su salud, pero a pesar de ello, el cuadro clínico no era el más alentador al dictaminar trauma craneoencefálico severo y  trauma de tórax cerrado.  El joven luchó por su vida durante varios días, sin embargo el fuerte impacto le ocasionó la muerte.

 

REPARTEN CULPAS

Mientras el director de Corpocesar, Julio Suárez, sostiene que la responsabilidad de las podas de los árboles es de la Administración Municipal “este hecho es de responsabilidad del municipio, nuestras funciones son otras, no es primera vez que sucede, en la avenida Simón Bolívar han ocurrido otros casos; además estos árboles no son aptos para las ciudades”.

El Secretario de Planeación Municipal, Jorge Armando Maestre, dice que “con el director de Corpocesar tenemos muy buena relación y es una entidad            que merece nuestro respeto, sin embargo toca decir en esta oportunidad que este no es tema de evadir responsabilidades, esto es un asunto que nos compete a todos.  El municipio va asumir su responsabilidad, nosotros tenemos un plan de arbolado urbano, la ciudad tiene alrededor de 70 mil árboles y el 30% de árboles están enfermos con algunos problemas fitosanitarios.