Diario del Cesar
Defiende la región

Juez absolvió a exalcalde de Pelaya

272

El Juzgado Único Penal Especializado del Circuito de Valledupar, absolvió al exalcalde el municipio de Pelaya, Marcos José Gutiérrez Cianci, por el delito de concierto para delinquir agravado que le fue endilgado en diciembre de 2014.

En la diligencia judicial se conoció que los hechos tuvieron origen por las versiones entregadas por varios desmovilizados pertenecientes al bloque norte de las AUC con injerencia en la población en mención, quienes lo señalaron de haber pactado varios compromisos con algunos de ellos cuando se reunían frecuentemente para tratar asuntos políticos y las contraprestaciones que a manera de contratación supuestamente les iba a ofrecer.

Además, según la Fiscalía Sexta Especializada contra el Terrorismo, encargada de la investigación supuestamente el exmandatario local, ocupó el cargo para el periodo 2004 a 2007, gracias a acuerdos en el manejo de la contratación con los paramilitares de la región, al mando de alias ‘Omega’ y alias ‘Harold’, con quien se habría reunido en tres oportunidades en las fincas California y San Isidro en Chimichagua Cesar.

“Wilson Poveda, alias ‘Rafa’ aseguró que las AUC apoyaron dos alcaldes de Pelaya, entre ellos Marcos Gutiérrez; primero, cuando era candidato y para eso se reunieron en esos lugares y pactaron que la organización paramilitar controlarían todo el día de las elecciones, diciéndole a la gente por quien votar y a su vez, este se comprometió a entregarles informes sobre la totalidad de la contratación con las ARS y EPS porque una parte la daba el municipio y la otra, los gerentes; y se debía pagar a la organización entre 8.0000 a 9.000 pesos por cada usuario al año”, dijo el juzgado al leer su fallo.

Los testigos indicaron también que en esa época su interlocutor con el Frente Resistencia Motilona de las AUC era el también exmandatario Walfren Rinaldy Romano, quien ocupó el cargo en esa misma administración en el periodo 2001 a 2003.

 

¿POR QUÉ LO ABSOLVIERON?

No obstante, el juez señaló que hubo elementos suficientes aportados por la defensa que permitieron descubrir que los declarantes que rindieron confesiones ante los Tribunales de Justicia y Paz mintieron para poder obtener beneficios y perjudicar al procesado.

Todo ello, aparentemente ocurrió después que tres paramilitares, extorsionaran al exalcalde y a otros personajes de la clase política de los años 2004 – 2007, presionándolos para que les dieran grandes sumas de dinero a cambio de no acusarles delitos en las cortes mencionadas. O por el contrario, primero los vinculaban a hechos delincuenciales para obligarlos a acceder a sus pretensiones y cuando lo lograban, se retractaban de sus dichos.