Diario del Cesar
Defiende la región

Cifra de horror: 400 ataques sexuales a mujeres en el Cesar

584

Las alertas están encendidas desde hace rato, pero la sociedad se encuentra  atónita ante los cada día más creciente hechos de ataques y vejaciones sexuales contra la mujer en el departamento del Cesar.

Las estadísticas oficiales horrorizan. Este año más de 400 ataques sexuales contra féminas se han presentado en esta zona del país.

Y lo más grave es que esa cifra es mentirosa, por cuanto se tiene la certeza que los casos son muchos más; lo que sucede es que las víctimas no siempre denuncian porque le tienen miedo al escarnio público saber que ha sido víctima de un ataque sexual; a los cuestionamientos de la misma sociedad, de la familia, del entorno y de muchas otras situaciones que terminan aislando a la persona.

Algunos expertos no vacilan en afirmar que estamos frente a un problema de salud pública. Y en ese sentido poco o casi nada es lo que se puede hacer desde el punto de vista de los entes territoriales

El último de los casos y que nos tiene en el radar del país es el de la teniente Kelly Johana Sierra, quien denunció al capitán de la Policía, Eduardo Andrés Merchán, por un presunto acto de agresión sexual en su contra.  La escena se dio en las instalaciones del comando de Policía del Cesar, el 24 de noviembre en una fiesta de la institución.

Sobre el tema de abusos sexuales, la Dimensión de Gestión Diferencial de Población Vulnerables adscrita a la Secretaría de Salud Departamental, reveló que, hasta finales del mes de noviembre de 2018, cerca de 400 casos de abusos sexuales fueron registrados en esa dependencia; en el 2017 se conocieron 571 casos y, en el 2016,  unas 488 situaciones fueron notificadas.

Esta área también indicó que, Valledupar, Curumaní, Aguachica, Codazzi, San Alberto y El Copey son algunos de los municipios del Cesar que más han registrado estos episodios.

¿Por qué se comenten estos actos?

La psicóloga clínica, magíster en Psiconeurosiquiatría y Rehabilitación, María Eugenia Sarmiento, indicó que, un abuso sexual es cometido por diferentes factores; someter a la víctima a humillación, el dominio de poder, la agresividad y dominación sexual, son algunos de estos puntos.  “Cuando hay abusos sexuales, no solo está el componente de la excitación, sino la agresión sexual; siempre hay una persona creyendo tener poder sobre otra”.

La doctora Sarmiento, indicó que el alcohol, el consumo de drogas, e incluso, el cargo laboral,  “son utilizados como excusas, para poder tener acceso en cualquier sentido sobre otra persona”.

¿Por qué demoran en conocerse las denuncias?

“Para ninguna persona es fácil denunciar un presunto caso de abuso sexual”, afirmó la psicóloga María Eugenia Sarmiento. Además, el querer mantener un trabajo, el miedo al qué dirán, el miedo del rechazo de la pareja y los comentarios imprudentes de la sociedad, evitan que las víctimas decidan develar la situación, “la víctima se exponen al escrutinio de la comunidad”, comentó.

MANIFESTACIONES

Aislamiento, bajo autoestima, depresión, insomnio, ansiedad, deterioro físico o la escasa de productividad laboral, son algunos de los factores que para la psicóloga Sarmiento, pueden servir como alarmas para identificar un abuso sexual.

CÓDIGO VERDE

El hospital Eduardo Arredondo Daza de la capital del Cesar, ante el tema de abusos sexuales, pone en marcha el Código Verde, que permite atender de manera inmediata a las víctimas; se le aplican medicamentos profilácticos, y se le realizan exámenes de VIH, sífilis y hepatitis B, aseguró el gerente del centro asistencial, Jonny Rojas Rangel.  También se pone en conocimiento a las autoridades, aseveró.

El hospital ‘Eduardo Arredondo Daza’ ha atendido 26 casos durante el 2018;  sin sumar las estadísticas del mes de diciembre.  “Mujeres, niños y adolescentes, son las principales víctimas”, aseguró el gerente del hospital.

El personal encargado para atender estas urgencias son: trabajadores sociales, psicólogos, médicos, bacteriólogos y odontólogos, “profesionales que brindan la atención en salud a la víctima durante los cuatro días que debe permanecer en observación”, explicó el funcionario.

LA SALUD DE LA VÍCTIMA

El médico Hugues García Araújo asegura que, los traumas después de un abuso sexual son: riesgos biológicos ante un posible contagio de enfermedades de transmisión sexual, la agresión física, afectaciones en sus órganos genitales y, en algunos casos, excitación permanente involuntaria.

“Estas pueden ser alguna de las consecuencias para la víctima”, sostuvo.  Puntualizó también que, el daño psicológico, puede “ser permanente”.

Por EDUARDO MOSCOTE SIERRA