Diario del Cesar
Defiende la región

La ayuda humanitaria  para Venezuela un arma política

243

Para nadie es un secreto la crisis humanitaria que vive el hermano pueblo de Venezuela, también lo es que el desabastecimiento de alimentos básicos y medicamentos esenciales corresponde al bloqueo financiero que sufre ese país que no le permite importarlos y a la incapacidad de su gobernante para superar ese bloqueo, así como a la torpe expropiación por parte del gobierno de fábricas y empresas productoras, sin tener la capacidad para operarlas y hacerlas productivas, pero la idea es achacarle todo el peso de la crisis al gobierno de Maduro para acelerar su caída del poder.

Como si el hambre que está sufriendo ese pueblo y las graves afectaciones a la salud de sus gentes fuera nueva, se orquestó desde EE-UU con el liderazgo del gobierno Colombiano, la llamada “Caravana humanitaria” para llevarle a los venezolanos alimentos y medicamentos para paliar la escasez evidente en ese país, lo cual de por sí, es loable, lo que no lo es, es que se juegue con el hambre y la salud de los desesperados venezolanos, utilizando esta ayuda como un instrumento político para fortalecer a Juan Guaidó y deslegitimar aún más a Nicolás Maduro.

Cualquier ciudadano sin mayor formación, se daría cuenta de que si esta crisis humanitaria lleva varios años, porqué confidencialmente se organizó la “ayuda humanitaria” después del 5 de enero pasado cuando se juramentó como “Presidente encargado“ de Venezuela el señor Juan Guaidó, quien a su vez funge como Presidente de la Asamblea Nacional y que este a su vez designara a “Ministros” y Diputados de la Asamblea Nacional para organizar y distribuir las ayudas, lo que constituye una marcada discriminación sobre los destinatarios de la misma, pues no cabe duda que se priorizaría a los seguidores de la oposición.

Si la intención real fuera paliar la penosa situación del pueblo venezolano, lo razonable y aceptable sería que dichas ayudas fueran distribuidas por una organización internacional imparcial, neutral, tal como lo podría ser a título de ejemplo La Cruz Roja Internacional, con amplia experiencia en este tipo de operaciones o cualquier otra sin ningún tipo de inclinación por uno u otro bloque enfrentado, pero no, todo se concertó para que lo hiciera la oposición, por ello, es indudable que esa ayuda se está utilizando como un arma política y ello explica la férrea oposición de su ingreso por parte del gobierno.

A los ciudadanos colombianos nos puede llenar de orgullo, que en un acto de solidaridad nuestro gobierno, le tienda la mano a ese sufrido pueblo, aun sacrificando a olvidadas comunidades a lo largo y ancho del país que como aquellos mueren de hambre y desatención de sus enfermedades, solo para citar un par de ejemplos, están los indígenas Wayú en La Guajira y las comunidades afro del Chocó y casi todo el pacífico colombiano, pero resulta reprochable que se sacrifique a nuestros ciudadanos para prestarse para tan maquiavélico plan de utilizar el hambre de un pueblo para ejecutar una operación desestabilizadora de un gobierno vecino.

*Abogado