Diario del Cesar
Defiende la región

Capturan a personas que intentaban cobrar cheques robados de la Alcaldía de Bosconia

528

Como Dagoberto Echeverría Calderón, de 36 años; Lilibeth Franco Macías, de 27; Sandra Milena Díaz Blanco, de 28; y Walter de Jesús Naranjo Maldonado, de 52 años, fueron identificadas las cuatro personas que fueron capturadas en el norte de Barranquilla, momento en que supuestamente, intentaban cobrar varios millones de pesos a través de cheques robados a la Alcaldía de Bosconia, Cesar.

Los presuntos delincuentes ingresaron al establecimiento bancario a cobrar cuatro cheques que sumaban 19.600.000 pesos, a nombre de esa administración, pero al llamar al emisor del mismo, descubrieron que se trataba de un fraude.

“En horas de la mañana del miércoles fuimos alertados de un posible fraude de un cheque que intentaban cobrar en Barranquilla, que era del municipio de Bosconia. Cuando me dan el nombre del beneficiario y el monto, doy fe de que no fue emitido por la tesorería general ni por la secretaria administrativa y financiera, y le sugiero al gerente del banco a que se proceda a dar con la captura porque se estaba cometiendo un delito”, dijo el tesorero municipal de Bosconia, José Luis Orozco.

Una vez llegaron los agentes, se pudo determinar que tenían documentos falsos al igual que ocho tarjetas débito y créditos que estaban reportadas como hurtadas, mediante la modalidad de cambiazo, y en las cuales había la suma $26.432.386.

“Los cheques habían sido hurtados de la oficina, nos dirigimos a las entidades bancarias para bloquear cuentas y portales, y hacer la respectiva denuncia ante las autoridades competentes. Es preciso hacer la salvedad de que estamos haciendo los procesos de control interno, le dimos poder a un abogado para que represente al municipio en el proceso porque estos hechos son delicados. Es una modalidad que se está repitiendo en varios municipios del Cesar”, afirmó el funcionario.

Finalmente, solo hasta que recibieron la llamada del centro bancario descubrieron que habían sustraído de sus oficinas varios cheques, en los que habían falsificado la firma del tesorero general y del secretario de hacienda para intentar cobrarlos en diferentes entidades bancarias.