Diario del Cesar
Defiende la región

Silvestre Dangond le cumplió a su pueblo

415

Aquellas calles de la niñez de Silvestre Dangond, las que tanto caminó descalzo en su natal Urumita, ayer  eran un hervidero de alegría en donde el inmenso colorido con predomino del rojo, solían recordar los conciertos de arcoíris que con frecuencia aparecen recostados al cerro Pintao.

Ese fue el cuadro que drones y lentes fotográficos  captaron en el gran espectáculo que el hijo de ese municipio del sur de La Guajira, le regaló a sus paisanos, los que tuvieron que soportar la más gigante migración folclórica de la historia.

Al suelo de la ‘malangada con gallina criolla’, llegó un ciclón de seguidores  de todas partes de Colombia, los que se unieron a los vítores de los locales que se quedaron sin garganta y sin lágrimas por las emociones que les produjo este encuentro con la estrella más luminosa del firmamento guajiro.

Los cálculos de asistencia, no hay encuestador que se arriesgue a predecir, porque  en ese día histórico, todos los itinerarios aterrizaron en la tierra del Mono Fragozo, el más emblemático verseador de la península.

La población abrió sus brazos en el polideportivo, para apretar a ese hijo que batalló contra las adversidades en su niñez y adolescencia y que ahora regresó revestido de fama y bienestar, pero sin olvidar a esa gente que soportó en principio sus descabelladas intenciones, las que maduró en el crisol de la perseverancia.

Conciertazo

Hoy todo el mundo habla de ese concierto que, como regalo, le entregó Silvestre Dangond Corrales a sus paisanos. No hubo palcos ni sillas, allí los estratos se fundieron en una sola clase que aplaudió a rabiar cada una de las canciones que interpretó con tres acordeoneros invitados: Chemita Ramos, Franco Arguelles y Álvaro López, como una demostración de que él, nunca a dejado de lado ese vallenato criollo que aprendió a querer y ejecutar desde cuando niño se lo escuchaba a su padre William Dangond,  ‘El Palomo’ y lógicamente, también mostró la franja moderna que hoy  explota comercialmente con Lucas Dangond.

¿Lo picará la política?

En medio del jolgorio, hubo un anunció que dejó pensando a más de uno, cuando le ofrecieron la dirección del Festival de Flores y Calaguala, la que  no aceptó por sus múltiples ocupaciones, sin embargo, expresó: “Sé que este pueblo me necesita, cuando coja las riendas de este pueblo las cosas cambiarán” ¿Será este  un anunció político para la posteridad?

Lo que sí aseguró, es que tan pronto le entreguen el gramófono que acaba de ganar, lo encerrará en un nicho de vidrio y lo pondrá en un pedestal en la plaza de Urumita, para que sirva de atractivo turístico y muchas personas puedan visitar su población y generar recursos para su gente. Él solo se quedará con una fotografía de este trofeo en su casa.

En una sola palabra, los habitantes de la tierra donde nació ‘La Gota Fría’, el tema más popular de la piquería entre Emiliano Zuleta y Lorenzo Morales, resumieron en una sola palabra el gesto de  Silvestre: “Conciertazo”.

Por WILLIAM ROSADO RINCONES

Tres  acordeoneros invitados hicieron parte del espectáculo, con quienes interpretó canciones muy ligadas al vallenato auténtico, aquí con Álvaro López/ SUMINISTRADA