Diario del Cesar
Defiende la región

Comunidad por poco lo mata a machete

234

En medio de un acto de intolerancia ocurrido en la noche del pasado domingo, un joven de 24 años resultó herido a machete en diferentes partes de su cuerpo tras sostener una discusión con sujetos que lo acusaban de ser un delincuente.

La víctima fue identificada como Gustavo José Martínez Rojas, oriundo del municipio de Codazzi, quien cuando caminaba por una de las calles del barrio Chiriquí, ubicado al sur de Valledupar, habría sido fue abordado por sujetos que tras tener un pleito, lo agredieron con un arma corto punzante y públicamente lo acusaron de ser un ladrón para que otras personas también le hicieran daño.

“Eso fue como a las 9 p.m., en ese momento él iba para la tienda. Gustavo tuvo problemas con un muchacho en la tarde del domingo, y el agresor se fue para la calle a esperarlo hasta la noche. Lo iban a agredir entre varios y él les dijo que no quería tener problemas con nadie, que no quería pelear y entonces él que lo agredió empezó a gritar que era un ratero como para que la gente le pegara también, pero él es un joven bueno y sano; hace poco se vino de Bogotá y trabaja como vigilante. Esas personas viven en Nando Marín, son malandros conocidos en el sector pero antes de ese día no habían tenido problemas con mi hijo”, dijo Rudi Rojas Narváez, madre del joven

Debido a las múltiples heridas que recibió, la comunidad acudió en auxilio del joven y minutos después, autoridades lo llevaron hasta el Centro de Desarrollo Vecinal (CDV) ubicado entre los barrios Sabanas y Fundadores, pero por la gravedad de las heridas que presentaba, entre ellas un trauma craneoencefálico severo, fue necesario remitirlo al hospital Rosario Pumarejo de López de Valledupar. Allí permanece en delicado estado de salud.

Al parecer, en el lugar donde ocurrió el hecho hay cámaras de seguridad que pudieron haber grabado el momento en que Gustavo José Martínez Rojas resultó herido, pero todo ello es materia de investigación.

“Al alcalde de Valledupar le digo que le ponga freno a esto, porque van a coger esa moda de que cuando se quieran desquitar con un enemigo, los bandidos van a decir que es un ratero para ellos quedar libres de culpas. Afortunadamente en el barrio conocen a mi hijo y saben que es una persona de bien”, acotó la progenitora.