Diario del Cesar
Defiende la región

Motaxista acusado de matar a su mujer busca quedar libre

152

Ante un Juzgado Penal Municipal con Funciones de Control de Garantías de Valledupar, la defensa de Ayrton Martínez Ardila busca solicitar sustitución de la medida de aseguramiento por una no privativa de la libertad.

El abogado de Martínez Ardila argumenta que el caso del sindicado de feminicidio agravado se habría sobrepasado a los términos de ley, situación que genera la solicitud por el vencimiento de términos. Pese a esta situación expuesta, este medio de comunicación conoció que el inicio del juicio oral sobre este caso será el 23 de enero a las 8:30 a. m.

El inicio del juicio se llevará a cabo ante el Juzgado Tercero Penal del Circuito con Funciones de Conocimiento de Valledupar, donde la Fiscalía y defensa expondrán los elementos materiales probatorios del caso.

PERMANECE RECLUIDO

Con una medida privativa de la libertad que esta cumplimento de la Permanente Central de Policía de Valledupar, fue cobijado el sujeto de 33 años quien el pasado 28 de abril habría asesinado a su esposa, en hechos ocurridos en el apartamento 301 de la torre 17 de la urbanización Lorenzo Morales, en el sur de la ciudad.

Se trata del mototaxista quien fue judicializado en  una habitación que ocupó por varios días en la Clínica Santa Isabel, por causa de las múltiples heridas que se propinó con un cuchillo tras el episodio violento que dejó por víctima mortal a María Claudia De La Rosa Estrada, de 28.

Hasta ese lugar se desplazó el Juez Tercero Penal Municipal con Funciones de Control de Garantías y el Fiscal 14 Seccional URI, quien en la diligencia de imputación de cargos y solicitud de medida de aseguramiento que se llevó a cabo en ese centro asistencial, lo acusó penalmente como autor del delito de feminicidio agravado, al cual no se allanó.

La mujer que se ganaba sus propios ingresos vendiendo empanadas a las afueras de ese sector, pasadas las 6 a. m. del 28 de abril fue herida con la misma arma cortopunzante: dos veces en el tórax y una más en el cuello, cuya profundidad le causó un serio compromiso de sus órganos vitales, produciendo su muerte pocos minutos después en un centro asistencial de esta capital.

Posteriormente, el delegado del sistema de justicia, como medida preventiva, decidió enviar al mototaxista a prisión una vez le decretaran el alta médica y fue recluido en el claustro penitenciario inicialmente mencionado, a donde llegó en regulares condiciones de salud.