Diario del Cesar
Defiende la región

Valledupar inició el año con 29 casos de dengue

98

POR:

NINOSKA

REYES URDANETA 

Durante la primera semana epidemiológica del 2020, en el municipio de Valledupar se han notificado 29 casos de dengue que esperan por la confirmación del Ministerio de Salud, afectando principalmente los sectores de la Comuna 4.

La información fue aportada por Lina de Armas, secretaria Local de Salud, quien indicó que el dengue sigue siendo una de las enfermedades de transmisión que mantiene en alerta a las autoridades, considerando que durante los últimos años la curva epidemiológica ha ido en ascenso, no solo en el municipio, sino en todo el país.

En el año 2019 en Valledupar se notificaron 2.902 casos de dengue, es decir, 240 al mes, cifra que dan un indicativo de la problemática existente y de la necesidad de empoderar programas preventivos que abarquen los centros educativos y la comunidad en general.

Sin embargo, aclaró la funcionaria que no todos los casos notificados se convierten en confirmados, hay una alerta sanitaria porque existe una percepción, y el deber es darle respuesta a las comunidades.

En la actualidad, cualquier cuadro febril es diagnosticado como dengue, por lo que es necesario mejorar el abordaje primario que tiene el paciente.

“El control del dengue radica en la prevención, en evitar la proliferación del mosquito Aedes aegypti que transmite el virus, esto quiere decir que si en los hogares no hay higiene, los criaderos proliferan. Antes se creía que los criaderos solo afectaban el agua limpia, pero científicamente se comprobó lo contrario, las aguas estancadas también son hábitat del mosquito”, explicó.

Si no se controla este aspecto, nada se está logrando, ya que se pueden fumigar todos los rincones del municipio, pero por otros lados se están criando los mosquitos en las aguas estancadas. Durante este cuatrienio, se trabajará mucho con la secretaría de Educación, para que desde los colegios se concientice a los niños como principales multiplicadores en la colectividad.

También se aplicarán estrategias específicas para brindar una educación de empoderamiento, con talleres y actividades novedosas que garantice que el mensaje llegue.

Agregó De Armas, que no todo es fumigación, es una medida de contingencia, pero no es lo ideal, porque son químicos y tóxicos que a la larga pueden causar daños a la salud de los niños y ancianos principalmente.

Según estadísticas del año anterior los barrios más afectados son: Dangond, Fundadores, Los Caciques, La Popa, Ciudadela 450 Años, Populandia, Tobías Daza, El Rocío, acequia Las Mercedes, Villa Mirian, Villa Dariana, El Pupo, entre otros.

PLAN DE CONTINGENCIA

Indicó la titular de la secretaría de Salud Local que el plan de contingencia que se aplicará en Valledupar, consiste en realizar primeramente una georreferenciación para definir de qué sectores provienen los casos, y así aplicar las medidas sanitarias respectivas.

Inicialmente se emprenderán las campañas de fumigación para minimizar la transmisión, sin embargo, el trabajo de empoderamiento en salud es a largo plazo, para lo cual se ejecutará un proyecto a mediano plazo que incluirá intervenciones más profundas con el fin de evitar que la enfermedad se propague.

Igualmente con el Hospital Eduardo Arredondo Daza se tiene una estrategia con el plan de intervenciones colectivas, que es un Programa de Inserción Profesional (PIP) que se reforzará a partir del mes de marzo o abril.

HASTA LA ÚLTIMA SEMANA DEL 2019

Según el Boletín Epidemiológico Semanal del Instituto Nacional de Salud que abarca del 22 al 28 de diciembre de 2019, se notificaron 2.359 casos probables de dengue; 1.136 de esta semana y 1.223 de otras semanas. En el sistema hay 127. 553 casos, 61 431 (48,2 %) sin signos de alarma, 64.716 (50,7 %) con signos de alarma y 1.406 (1,1%) de dengue grave. Por procedencia, los departamentos de Cesar, Meta, Tolima, Huila, Santander, Valle del Cauca, Sucre, Norte de Santander, Antioquia y Casanare aportan el 72,4 % (92.404) de los casos a nivel nacional.

A semana 52 los casos de dengue proceden de 32 entidades territoriales, 4 distritos, 817 municipios y 20 países. El 59,0 % (74 378) de los casos de dengue se reportó en 52 municipios, con mayor frecuencia en: Valledupar, con 2,2 % (2.817), Villavicencio, con 6,5 % (8.250); Neiva, con 4,3 % (5.457); Ibagué, con 4,1 % (5.127); Cali, con 3,0 % (3.889); Sincelejo, con 2,9 % (3.692); Cúcuta, con 2,9 % (3.568); Bucaramanga, con 2,0 % (2.525); Yopal, con 1,8 % (2.290); Cartagena (1.918), Barranquilla (1.856) y Montería (1.852), con 1,5 % cada uno; Espinal, con 1,4 % (1.820); Leticia, con 1,3 % (1.674); Acacias, con 1,2 % (1.573); Floridablanca (1.300) y Medellín (1.276), con 1,1 % cada uno.

El departamento del Cesar cerró el año 2019 con 7.202 casos notificados, ubicándose entre las 21 entidades territoriales con presentación de casos por encima del valor esperado, según el INS.

SARAMPIÓN: OTRA ALERTA

Otras de las enfermedades que tiene en alerta a los departamentos del Cesar, es el sarampión, cuya enfermedad ha sido importada por la población migrante venezolana, ya que desde hace cinco años este mal está erradicado en Colombia.

Un caso importado de sarampión es confirmado según las pruebas epidemiológicas o virológicas, y estuvo expuesto al virus fuera de Colombia durante los siete a 21 días anteriores al inicio del exantema.

En tal sentido, el Instituto Nacional de Salud reporta hasta el 3 de enero de 2020, un total de 11.590 casos notificados, de los cuales 450 están confirmados y 10.775 descartados.

En el Cesar, esta enfermedad ha afectado los municipios Agustín Codazzi, Valledupar y Pueblo Bello entre el 2018 y 2019.

En Codazzi se registraron dos casos procedentes de Venezuela en el 2018, en Valledupar uno cada año y Pueblo Bello es el que mayor problemas presentan al tener 20 personas infectadas, mientras que 32 casos fueron descartados y 10 siguen en estudio.

PRIORIDADES PARA EL 2020

Por otra parte, De Armas destacó, que entre las prioridades que se plantea desde la Secretaría de Salud se destaca en primer lugar revisar la prestación del servicio de salud mucho más a fondo con presencia institucional del mismo Alcalde de la ciudad, quien personalmente se encargará de detectar las debilidades en este sector y determinar la vulneración de los derechos hacia la ciudadanía.

“A ningún ciudadano se le puede negar el derecho a la salud porque es un principio constitucional que debe ser respetado por las autoridades locales y departamentales. Estamos en disposición de responder todas las quejas y reclamos para darle respuesta, como un tema álgido porque la gente se siente sin dolientes en la solución de problemas del área de salud”.

Otro de los temas a tratar, es la inspección, vigilancia y control de los establecimientos de interés sanitario, se vigilará el cumplimiento de las normas sanitarias en restaurantes, piscinas, expendios de carnes, comidas y todas las instalaciones que puedan causar impacto en la salud pública. Pero a la vez asesorándolos para que cumplan con lo establecido en las normas municipales.

Otro de los aspectos importantes es el establecimiento del Centro de Zoonosis, que se está necesitando a gritos para mejorar el grave problema de animales callejeros y el abuso que hay con el tema animalista. “El Alcalde está comprometido, es una prioridad para esta gestión”, dijo.

También tendrán especial atención todas las enfermedades transmitidas por vectores, se organizarán las capacitaciones para que los actores del sistema aborden bien los casos de dengue, que tengan un diagnóstico oportuno para que no solo sean casos sospechosos, sino que están confirmando y estar en alerta con la comunidad.

Se establecerá una articulación con todas las sectoriales para empoderar a la sociedad en el autocuidado, ya que la única manera de prevenir riesgos en las salud humana, es que la persona sea consciente de su propia salud. De la mano de la gerencia del Hospital Eduardo Arredondo Daza se le devolverán las urgencias a la comunidad, es decir, durante este primer año la meta es rehabilitar urgencias, retomar servicios y de que el HEAD tenga otro norte, para que la gente sienta que cuenta con un centros de salud de primer nivel para lo cual está creado.

Con respecto a la población migrante, se están estructurando mecanismos de acción en el municipio, ya que el Gobierno nacional ha dispuestos recursos para esta población, “no nos van a dejar solos, debemos aportarle el censo y así iniciar el trabajo para seguirles garantizando su prestación del servicio”, dijo.

En cuanto al Sarampión, De Armas ratificó que la vigilancia en salud pública es clave y es la razón de ser de la Secretaría, por lo tanto el trabajo de campo se mantendrá activo en todo el municipio, principalmente por esta enfermedad que ya está erradicada en el país y que los casos aislados que se presentan, están relacionados a la importación, es decir, provienen de Venezuela y así está corroborado.

“Tenemos epidemiólogos haciendo vigilancia pasiva y activa, por lo que se seguirá con esa rutina misional, se tendrá el ojo puesto para que no se conviertan en epidemia los eventos; que sean focalizados y se corte la cadena causal. Lamentablemente los casos registrados entre el 2018 y 2019 son provenientes de Venezuela, por lo que hay que hacer mayor hincapié en la vacunación”, finalizó.