Diario del Cesar
Defiende la región

Cadete muerto en atentado será recibido con honores

257

Rodeado del afecto de sus seres queridos más la institución a la que valientemente sirvió por poco más de dos años, hoy será recibido en esta ciudad el cuerpo sin vida del cadete vallenato que murió el pasado viernes por causa de las heridas que recibió durante la explosión del carro bomba con el que se perpetró el ataque terrorista atribuido a la guerrilla del ELN, el pasado 17 de enero.

Se trata de Andrés David Fuentes Yepes, de 24 años, quien dar su última batalla por varias semanas, esta vez con la muerte, no pudo resistir a los múltiples daños que le ocasionó la onda explosiva que detonó al interior de la Escuela General Santander de la Policía Nacional, en Bogotá.

Tras su deceso que se dio el Hospital Central de la Policía de la capital colombiana, sus despojos mortales serán recibidos en el aeropuerto Alfonso López Pumarejo de Valledupar, hasta donde llegará en compañía de sus padres.

Allí también será esperado por sus otros parientes y amigos cercanos, incluso los que aunque no lo conocieron, se conduelen de su trágica partida que segó sus esperanzas de convertirse en un destacado oficial de la Policia Nacional.

La tierra que lo vio nacer será también el lugar donde su cuerpo tendrá descanso eterno. Aquí será enterrado en medio del dolor y la indignación que dejó acto terrorista donde murieron otras 22 personas, una de ellas también cesarense, y otras 68 heridas.

 

¿QUIÉN ERA?

Andrés David Fuentes Yepes era el mayor de tres hermanos, se graduó como bachiller en el 2015 en el Colegio CASD Simón Bolívar de Valledupar y fue auxiliar bachiller de la Policía en esta ciudad.

Según los padres del uniformado, él adelantaba cuarto semestre en Administración Policial en Bogotá, lugar donde se radicó desde hace dos años, cuando ingresó a la escuela de formación de oficiales. En vacaciones solía visitarlos en la casa que residen en el barrio Villa Jaidith, al sur de esta ciudad.

 

EL HECHO

El acto terrorista sucedió a eso de las 9:30 a. m. de ese trágico 17 de enero, cuando según las autoridades, un hombre hoy fallecido que fue identificado como José Aldemar Rojas Rodríguez, ingresó a las instalaciones de la institución  ubicada en el sur de Bogotá, conduciendo una camioneta cargada con 80 kilogramos de pentolita que explotó poco después de estrellarse.

Los investigadores a cargo de las pesquisas, relacionan a Rojas Rodríguez con la guerrilla del Eln, conocido como ‘Mocho Kico’ quien también perdió la vida y llevaba 17 años en las filas de ese grupo armado como explosivista.

Es de recordar que el otro cesarense que fue víctima fatal del atentado fue el cadete Jhonatan León Torres, oriundo del corregimiento de Puerto Mosquito, jurisdicción del municipio de Gamarra, al sur del Cesar.