Diario del Cesar
Defiende la región

FISCALÍA PIDIÓ ‘CASA POR CÁRCEL’ Capturado y judicializado el presunto ´capitán violador´

473

La oficial ofendida confirmó que el hecho se presentó el pasado 24 de noviembre en una fiesta de oficiales de la Policía Nacional en el Comando de la institución en el departamento del Cesar. 

El capitán de la Policía Eduardo Merchán Prieto, quien es acusado de abusar sexualmente a la teniente Kelly Johana Sierra tras la fiesta azul de suboficiales de la institución en Valledupar, fue capturado en las últimas horas en el departamento de La Guajira y judicializado ayer por la noche en esta capital.

La orden de captura contra el capitán Merchán Prieto fue emitida por un juez de la República desde el pasado 7 de diciembre, luego de las investigaciones que adelantó la Fiscalía General de la Nación, que había ordenado una serie de prácticas para determinar la responsabilidad en los hechos

La teniente Sierra denunció ante las autoridades el hecho el pasado 24 de noviembre y desde allí se han venido presentando una serie de investigaciones, como la que inició en días recientes las Procuraduría General de la Nación, que le solicitó a la Policía la entrega del expediente que en contra del capitán.

Además, fue necesaria una comisión de la Procuraduría que visitó el casino de oficiales del comando en Valledupar. Allí los delegados del Ministerio Público solicitaron una lista de los capitanes que participaron en la despedida de fin de año del 23 y 24 de noviembre, así como el listado de la asignación de habitaciones de los capitanes.

Adicionalmente, solicitaron un informe detallado sobre la actuación adelantada por el comandante y el subcomandante de policía departamental del Cesar, una vez conocida la denuncia hecha por la teniente.

Según el Ministerio Público, además de dichas pruebas, la Policía deberá entregar reporte de las cámaras de seguridad de la fecha de los hechos, así como las minutas de órdenes de servicios del comando desde el 22 hasta el 26 de noviembre de 2018.

La comisión realizará una visita al expediente que adelanta la Fiscalía, para trasladar al proceso disciplinario copia de los documentos y testimonios que obren en la investigación penal.

EN DETALLES

Tras la presión mediática generada durante los últimos días a raíz de la denuncia de la intendente de la Policía Nacional, Kelly Johana Sierra Pineda, por el presunto abuso sexual del que habría sido víctima por parte del capitán Eduardo Andrés Merchán Prieto, al interior del comando de esa institución en el Cesar, este último decidió entregarse en la mañana de ayer ante las autoridades de La Guajira para darle la cara a la justicia.

Posteriormente y tras ser trasladado a Valledupar, en la tarde de ayer fue presentado ante el Juzgado Segundo Penal Municipal con Funciones de Control de Garantías de esta capital para enfrentar las audiencias concentradas en las que la Fiscalía 12 Seccional, encargada de Caivas, le imputó cargos como autor del delito de acceso carnal violento, al que no se allanó.

No obstante, el acusador solicitó que el oficial fuera cobijado con una medida de detención domiciliaria tras no considerarlo un peligro para la sociedad mientras que la defensa solicitaba que fuera dejado en libertad, basándose en las pruebas que presentó durante las diligencias y con las que pretendía demostrar que el hecho no ocurrió como se ha contado hasta ahora. Dicho debate se llevó varias horas y por ello, el juez decretó la suspensión de la audiencia que será retomada en la tarde de hoy.

EL RELATO DE LA FISCALÍA

“El 24 de noviembre del 2018, sobre el medio día, la teniente profesional de 30 años se encontraba departiendo en la piscina que se ubica en el comando central de la Policía del Cesar, en compañía de otros agentes. De repente, de manera arbitraria, usted (Merchán Prieto) tomó un celular que estaba en una mesa, de propiedad de la víctima, y salió caminando hacia uno de los alojamientos que está cerca al casino y se encerró allí. Ella, al observarlo, se dirigió hasta la habitación para reclamar su celular, de tal suerte que allí es abordada violentamente por usted, que la tomó por las extremidades y la tiró bruscamente a una de las camas. Utilizando la fuerza, logró rodarle la pieza de baño que vestía para accederla sexualmente por su vagina, en contra de su voluntad. Ella forcejeó por un momento, intentó golpearlo para que la soltara, pero ello fue fallido ya que usted logro saciar su deseo sexual utilizando la violencia y la fuerza bruta”, dijo la Fiscalía durante la imputación.

Aseguró después que eso fue corroborado por el Instituto de Medicina Legal mediante informe pericial del 26 de noviembre de 2018, que en su aparte final concluye que ‘tenía dos equimosis que corresponden a hematomas, y aumento de sangre en un órgano a nivel de genitales externos de maniobras sexuales y/o penetración reciente. Se evidencia huella de lesiones recientes caracterizadas por múltiples equimosis leves y moderadas a nivel de miembro superior e inferior. Las lesiones encontradas en la superficie corporal de la víctima son ocasionadas con mecanismo de trauma contundente y estas generan una incapacidad de 15 días’.

‘DEMOSTRAREMOS SU INOCENCIA’: DEFENSA

“Como defensa traemos elementos materiales probatorios que descubriremos para controvertir los que trae la Fiscalía para inferir la autoría de mi defendido en ello y pedir una medida de detención. Las cosas tienen que aclararse y luego se darán cuenta de que todo lo que se ha dicho por los medios no es verdad, porque tenemos la tranquilidad de que él no ha incurrido en esa conducta. No estaba huyendo ni fue removido de su cargo, como se había dicho; por el contrario, decidió presentarse por su propia cuenta al contar con pruebas para defenderse”, dijo el abogado William Mejía Mussa.

También afirmó que al saberse denunciado, se acercó a la Fiscalía 13 Seccional Caivas en cuatro oportunidades para ser escuchado en interrogatorio, pero asegura que nunca fue atendido. ‘El capitán dejó una cantidad de elementos probatorios para que observara que lo que rezaba la denuncia no era cierto’, aseveró.

EL OFICIAL Eduardo Andrés Merchán Prieto supuestamente violó sexualmente a la intendente Kelly Johana Sierra Pineda, de 30 años, en uno de los alojamientos del comando de la Policía del Cesar, en hechos ocurridos el pasado 24 de noviembre.

‘PUSIERON EN DUDA MI PROFESIONALISMO’

Recientemente, la teniente de 30 años dijo en una entrevista que a pesar de haber estado calmada tras hacer la denuncia por el escandaloso hecho, se vio forzada a hacerlo público al sentir que la institución a la que representaba le daba mal manejo a su caso e inclusive, se estaba dudando de su profesionalismo.

“Es un llamado para que las autoridades presten atención a este tipo de situaciones que, como me pasó a mí, le pueden pasar a cualquiera, no solo en la institución sino en cualquier lugar. Le hice el reclamo al comandante (de la Policía del Cesar), porque quería prudencia en el proceso, pero finalmente tomé la decisión de hacerlo público al no hallar ninguna respuesta positiva por parte de la Policía y por lo que estaban hablando de mí. Además, me parece importante que este caso tenga la atención necesaria, como cualquier caso de esta naturaleza. Es una forma de demostrar un hecho real y con pruebas, y con los medios de comunicación, hemos logrado tener eco”, dijo la presunta víctima.

También aseguró que a pesar de que algunos días atrás fue notificada que se adelantaría su curso de ascenso dentro de la Policía Nacional, ésta aún no se ha pronunciado ante ella respecto al caso que ha generado repudio a nivel nacional.

“El coronel (Mauricio Pedraza Rocha) no ha hecho ninguna manifestación por el tema. No sabría decir con qué fundamento mis superiores no tomaron acciones inmediatas luego de que conté lo ocurrido, desconozco los argumentos de por qué obraron de esa forma y de esa manera. Ahora, mi denuncia es clara y espero una respuesta clara, como cualquier víctima que busca respuestas. Esto no se puede permitir ni adentro ni afuera de la institución”, indicó.

Cabe recordar que, según la fémina, se había reincorporado a la seccional Cesar de la Policía apenas 20 días de la fecha de la festividad en cuestión,  a raíz de una incapacidad de seis meses que tuvo por causa de heridas que recibió durante una lucha cuerpo a cuerpo con un delincuente y que la dejó lesionada de la rodilla, por lo que fue intervenida quirúrgicamente.

Aparentemente, dicha licencia le sería prologada, pero finalmente asistió a la integración tras la insistencia de unos superiores para que hiciera parte del acto y durante el presunto forcejeo que tuvo con el sindicado, nuevamente se fracturó.

“Luego de mi denuncia, el capitán interpuso otra por injuria y calumnia y me citaron a una audiencia de conciliación el pasado 12 de diciembre. Yo me presenté y dije que no iba ni quería conciliar. Para mi sorpresa, ni el capitán ni su abogado se presentaron y por eso se cerró la investigación”, puntualizó.

LA POLICÍA SE PRONUNCIÓ

Tras varios días de silencio, la Policía Nacional entregó declaraciones respecto al caso, a través de un comunicado, en la que además de dar a conocer su postura frente al bochornoso tema, también aseguró que desde que se conoció la denuncia la presunta víctima ha recibido todo el acompañamiento psicosocial por parte de la institución, desmintiendo lo que ella ha aseverado a los medios de comunicación.

 “-En el marco de la investigación disciplinaria, a cargo del Inspector Delegado de la Región 8 de Policía, se adelantaron 17 diligencias entre declaraciones y recolección de documentos. La Institución citará a audiencia verbal al oficial denunciado para elevar los respectivos cargos, con base en el material probatorio recolectado y aportado por la Fiscalía General de la Nación.

-Si bien la Institución y la Fiscalía General de la Nación adelantan las correspondientes investigaciones, la Policía Nacional de todos los colombianos rechaza y condena cualquier acción que vulnere la integridad o la dignidad de las mujeres”, dice la misiva.