Diario del Cesar
Defiende la región

Colombia se ‘raja’ en las pruebas Pisa

306

Colombia no tuvo buenos resultado en materia de educación, según el informe Pisa 2018 de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde). Ello desde luego provoca desazón, indignación e impotencia. Según el organismo, los estudiantes colombianos siguen muy por debajo del promedio en cuanto a lectura, matemáticas y ciencia.

Según los resultados, en Colombia los estudiantes obtuvieron un rendimiento menor que la media de la OCDE en lectura con 412 puntos; en matemáticas con 391; y en ciencias con 413. Al respecto, se señala que casi el 40% de los alumnos colombianos tuvieron un nivel bajo en las tres materias.

El informe evidencia que Colombia y en general los países de América Latina siguen registrando un desempeño bajo teniendo en cuenta que el promedio de la Ocde es de 480 puntos.

El reporte establece que el 50% de nuestros estudiantes lograron situarse en el Nivel 2 de Lectura y Ciencias, aún muy lejos de los niveles más altos de competencia que son el 5 o 6, logro que solo consiguió el 1% de los estudiantes en Lectura. También en matemáticas solo un 1% de los estudiantes se ubicaron en el nivel superior.

Para Gabriela Ramos, directora de la Ocde, el país debe incrementar su calidad educativa y dar prioridad a los colegios menos favorecidos. “Comparando los resultados de Colombia desde el 2006, la tendencia es hacia arriba. Sin embargo, los resultados siguen siendo bajos (…). Colombia es un país muy desigual, en términos de posibilidades de niños que provienen de familias adineradas respecto a la población de condiciones bajas”, dijo Ramos.

Bajos resultados en lectura, matemáticas y ciencia obtuvo Colombia en la medición de las pruebas Pisa que realiza la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) en varios países del mundo cada tres años.

Los resultados revelados corresponden a la medición en estas áreas hechas en 2018 a estudiantes de 15 años y en la cual Colombia quedó en la parte inferior de la lista, en comparación con el promedio del resto de países evaluados por la entidad internacional.

En cuanto a lectura, el resultado de Colombia fue de 412 puntos, estando 75 puntos por debajo del promedio y logrando 13 puntos menos que en 2015. Por su parte, en las pruebas de ciencia, que fue la mejor lograda de los tres segmentos en términos generales, el país consiguió 413 puntos, tres menos que en 2015 y 76 por debajo del promedio Ocde.

De ese modo, se concluye que, por un lado, Colombia desmejoró al comparar los resultados con los de la última prueba. Sin embargo, y según destacan los investigadores de la Ocde, al considerar un período más largo, el rendimiento promedio mejoró en todas las materias desde que el país participó por primera vez en las pruebas, en 2006.

De hecho, otra de las conclusiones a las que se puede llegar, es que las brechas entre los países Ocde y Colombia, se redujeron en dos de los tres casos, al comparar las evaluaciones de 2015 y 2018.

Específicamente, mientras en 2015 Colombia estuvo 100 puntos por debajo de la Ocde en matemáticas, en esta oportunidad la diferencia fue de 98 puntos. En la misma línea, mientras la diferencia en ciencia fue de 77 puntos en 2015, este año fue de 76 puntos.

No obstante, en el componente de lectura la brecha aumentó en estos tres años, pues en 2015 la diferencia con el promedio Ocde era de 68 puntos, y esta vez fue de 75 puntos.

Lo cual sería una consecuencia, según explicó Gabriela Ramos, directora y sherpa de la Ocde, de que en todo el mundo los jóvenes reportaron tener menor interés por leer, sobre todo cuando se trata de hacerlo por placer. A la vez que manifestaron usar cada vez más internet. Consulte los resultados completos de Colombia en las pruebas Pisa de la Ocde.

Según la investigación, en Colombia el estado socioeconómico de los estudiantes explicó 14% de la variación en el rendimiento de lectura, más que el promedio de la Ocde que fue de 12%. Esto quiere decir que en el país, más que en otras naciones, existe una correlación directa entre el bajo desempeño académico y el entorno que rodea al estudiante.

Así mismo, se encontró que aproximadamente 40% obtuvo bajos resultados en las tres materias, mientras que 50% de los estudiantes consiguió al menos el nivel 2, de seis, en lectura y ciencias. Además, 35% alcanzó el nivel 2 en matemáticas.

En cuanto al género, el estudio destacó que las niñas superaron a los niños en lectura en 10 puntos, por lo que esta brecha es menor en Colombia que en otros países. Sin embargo, la brecha en matemáticas y ciencias, continúa estando a favor de los niños y fue una de las más grandes en comparación con las otras economías participantes.

Por otro lado, los investigadores subrayaron que en esta medición también se preguntó por el nivel de satisfacción con la vida escolar de los estudiantes, punto en el que se concluyó que Colombia estaban más satisfechos con sus vidas y expresaban menos sentimientos negativos al respecto, en comparación con los países asiáticos que, pese a que en conjunto se destacan por su altos resultados, son los que develan mayores niveles de estrés y sentimientos a fracasar más intensos.

Pero la sociedad debe hacerse una reflexión o continuar esperando peores resultados. Es claro que hoy en día el núcleo de la familia está siendo indiferente ante la formación de los estudiantes. El propio Estado ha sido pasivo frente a los maestros; un sector que empora la situación por cuanto entre más paro y ceses de actividades realizan, peor es la preparación de los jóvenes. No hay derecho que el calendario académico del país apenas se cumpla en un 35%. No vemos la razón para que el Estado a través de los órganos de control no actúe frente a los que no trabajan, pero sí cobran. Ahí está el otro reto.