Diario del Cesar
Defiende la región

Tres zonas escolares que no cuentan con las señales de tránsito

820

“La falta de señalización en las zonas escolares desprende muchos riesgos para los niños, sobre todo en horas de la tarde; me preocupa como madre de familia porque hay muchos niños pequeños que van solos a los colegios.  Soy testigo de cómo se congestiona el tráfico estudiantil a mediodía y la noche”, manifestó Arelis Gallardo, vendedor y acudiente.

Según la ley 769 de 2002 del Ministerio de Transporte, en el artículo 113 dice que son las autoridades municipales de tránsito quienes, “colocarán en las vías urbanas las marcas y señales para estacionamiento paraderos, cruce de peatones, zonas escolares, zonas de taxis, zonas de cargue y descargue, y de más a que haya lugar”; pero, algunas instituciones educativas de Valledupar carecen de señalización oficial con referente a zona escolar; este abandono, preocupa cada año a docentes y rectores, quienes pese a manifestarle a la Secretaría de Tránsito Municipal la necesidad de reductores de velocidad, señalización y oficiales de Tránsito, la entidad no da respuesta oportuna a estas querellas.

Gonzalo Quiroz Martínez, rector de la institución Loperena sede central de Valledupar, afirmó que en reiteradas ocasiones se ha notificado a la entidad de Tránsito que “se debe instaurar las señales respectivas, porque todo el mundo sabe que donde hay establecimientos educativos corresponden señales”, pero hasta el momento, no han tenido solución a este inconveniente, dijo.   Así mismo, aseguró que los colegios Santo Domingo en el barrio Sicarare y Luis Villalba en el Novalito, ambos sede del Loperena, también se encuentran en el mismo estado.

El colegio Alfonso Araujo Cotes también carece de señales de tránsito oficiales obligatorias en zonas escolares.

 

Su afán, dice el rector Gonzalo Quiroz, está en los cerca de 3250 estudiantes que hacen parte de la institución y que, a diario, deben transitar por esta zona, “las señalas deben estar a menos de dos cuadras para que la gente se prevenga de que ahí tiene una zona escolar, y disminuya la velocidad”.

Acotó que, en el cambio de jornada, entre el mediodía, es la hora ‘pico’ de la institución, sin embargo, agentes de Tránsito no hacen presencia en este sector para controlar la movilidad, y los carros que parquean indebidamente en los bordes del colegio.

 

EN EL INSTPECAM

El rector de la institución Instpecam, Fredy Alfonso Montero, también reveló que en reiteradas ocasiones enviaron oficios a la Secretaría de Transito para solicitar señalizaciones y reductores de velocidad en la institución educativa.

Aunque dice el rector, que ubicaron solo en un tramo reductores, los problemas llegan en la hora pico, mediodía.  “Es complicado porque no tenemos auxiliares de tránsito que nos ayuden a controlar el tráfico” y la única respuesta que han recibido desde la autoridad competente, Secretaría de Tránsito, es que carecen de personal “porque todos los colegios solicitan lo mismo”, dijo.

Para este año, la institución alberga más de 2000 estudiantes entre las dos jornadas; cerca de 1200 en la mañana y 1000 en la tarde.  Y además están a la espera de que, en el mes de febrero, inicie un proyecto dirigido por la Agencia de Seguridad Vial, con el cual “busca reducir el riesgo de los estudiantes con referente a problemas de tráfico”, aseguró el rector Fredy Montero.

‘ALFONSO ARAUJO COTES’

Luis Arturo Escobar, rector de la institución Alfonso Araujo Cotes, con una respuesta similar a la de sus colegas, indicó que el centro educativo no cuenta con señalización ni reductores en la entrada y salida de los estudiantes, “una vez hace mucho tiempo lo pedimos a secretaria de Tránsito, pero no nos solucionaron”, manifestó.

 

NO HAY PLATA

DIARIO DEL CESAR abordó al secretario de Tránsito municipal, Víctor Arismendi, para conocer su postura frente a la ausencia de algunas señales de tránsito en instituciones educativas de Valledupar.  Aunque no mencionó los nombres, dijo que, a finales del 2018, el área intervino 12 colegios en temas de pintura de las cebras, canalización de carriles y reductores.  Y para este año, a mediados de enero, la Institución Técnico La Esperanza fue ejecutada mejorando los mismos ítems.

 “Uno no tiene todo el presupuesto y va por etapa, son contratos de señalización vial y dentro de esos se priorizan algunos colegios; son contratos globales, para todo tipo de señalización.  Ahora viene en el mes de marzo, el Leónidas Acuña y Milciades Cantillo”, subrayó el secretario de Tránsito municipal, Víctor Arismendi.

Sobre el tema de la presencia de agentes de tránsito cerca de las instituciones, aseguró que esa no es la idea; “en Valledupar hay más de 300 colegios, entre públicos y privados, y no tenemos ni siquiera 100 auxiliares”, afirmó el funcionario.  Añadió que todo se soluciona si los ciudadanos respetan las normas de tránsito, porque “nunca vamos a tener el recurso suficiente para tener un policía en cada esquina”.