Diario del Cesar
Defiende la región

´No podemos dejar que el odio sea el que termine calcinando a Colombia´

43

“Estamos viendo cómo en muchos lugares se exageran sentimientos negativos y se menosprecian sentimientos positivos o, sencillamente, algunos prefieren apuntar a tratar de demeritar cualquier instante de progreso”, dijo el presidente Iván Duque.

El Presidente de la República, Iván Duque Márquez, afirmó ayer que no podemos dejar que el odio sea el que termine calcinando calles, este país necesita darle prioridad a construir antes que destruir”.

En la conmemoración de los cinco años de ProBogotá, que se realizó en el Club El Nogal,  de la capital, el Mandatario dijo que “estamos viviendo momentos de turbulencia en muchos lugares del mundo; estamos viviendo momentos donde hay expresiones que llaman al odio, que llaman a sentimientos incendiarios, que hacen un apego estricto a la violencia para tratar de exacerbar sentimientos, muchos de ellos, con intereses políticos para construirse sobre las cenizas de las democracias”.

El Mandatario explicó que “en estos momentos donde hay muchas voces que llaman a incendiar la sociedad y a la violencia, basados en mentiras, qué bueno es aclararlo. Porque si bien la protesta social es un derecho constitucional, también es importante que la ciudadanía sepa que muchos de los que están llamando a la protesta violenta, lo están haciendo sobre falacias”.

“Estamos viendo cómo en muchos lugares se exageran sentimientos negativos y se menosprecian sentimientos positivos o, sencillamente, algunos prefieren apuntar a tratar de demeritar cualquier instante de progreso”, anotó.

Por esta razón, advirtió que “es muy importante que en este contexto global, que se siente en distintos lugares del planeta, tengamos claro que la democracia hoy es más directa que nunca, pero también la democracia hoy es más permeable que nunca a esos sentimientos por la velocidad con la que se pueden mover, desde noticias falsas hasta acusaciones que terminan repitiéndose hasta que se convierten en verdades o en percepciones que alimentan la exacerbación”.

Con base en estas afirmaciones, el Jefe de Estado enfatizó en que este “ha sido un Gobierno abierto al diálogo”.

Por esta razón, desmintió las versiones según las cuales el Gobierno Nacional prepara reformas laborales y pensionales lesivas a los intereses de los trabajadores.

“Aquí no hay ninguna reforma pensional que se esté preparando para afectar a la clase media colombiana. He dicho claramente, que cualquier discusión de reforma pensional se manejará a través de la Comisión de Concertación Laboral”, señaló.

“Y de hecho hoy tendré una reunión, también, con la Comisión de Concertación, como la hemos tenido desde el primer día de nuestro Gobierno y donde hemos logrado, entre otras, el Pacto por el Trabajo Decente, el aumento real más importante del salario mínimo concertado entre empresarios, trabajadores y Gobierno. El aumento del auxilio de transporte más alto en 15 años, el aumento de lo que tiene que ver con la negociación colectiva del sector público más importante desde el 2011”, agregó.

“¿Por qué?”, se preguntó el Jefe de Estado. “Porque entendemos que así se manejan esas conversaciones”, dijo.

Así mismo, resaltó que “aquí no hay ninguna reforma laboral que esté buscando afectar a los trabajadores”.

El Jefe de Estado también rechazó tajantemente la propuesta de un pago inferior al salario mínimo para los jóvenes. “No comparto esa idea, donde a los jóvenes se les pague por debajo del salario mínimo, porque eso es pauperizar el empleo de los jóvenes en nuestro país. Nuestra meta es buscar mejores empleos para ellos”, señaló.

Finalmente, recalcó categóricamente su voluntad de proteger y fortalecer a Colpensiones.

“Nosotros no estamos buscando destruir Colpensiones. Todo lo contrario, fortalecerla, como fortalecer también al Sena. Porque así lo hemos hecho desde el primer día de nuestro Gobierno”, puntualizó.