Diario del Cesar
Defiende la región

En el barrio Francisco Javier fue asesinado agricultor a puñaladas y piedra

365

A pesar de implorar y pedir auxilio para que su verdugo no acabara con su existencia, Isidro Manuel Valdés Saltarín, murió a consecuencia de las 15 heridas que le ocasionaron con arma blanca en el área torácica y abdominal y el golpe que recibió luego que le lanzaran una piedra de mediano tamaño en la cabeza.

El crimen ocurrió la noche del 25 de diciembre en el barrio Francisco Javier, localizado al noroccidente de Valledupar. La víctima de 42 años, se encontraba sentado en la terraza de su humilde residencia cuando fue sorprendido por un sujeto que lo atacó, lo arrastró varios metros hasta llevarlo hasta la parte trasera del inmueble y  le tiro una piedra en la cabeza, acabando así con su vida.

De acuerdo al relato de los moradores de la zona en mención, la residencia donde sucedió el fatídico incidente,  carecía del servicio de fluido eléctrico, situación que facilitó la labor del homicida para lograr su cometido.

Los vecinos de Valdés Saltarín, intentaron auxiliarlo pero lo encontraron sin signos vitales. Rápidamente dieron aviso a las autoridades y al poco rato, miembros de la fuerza pública arribaron a la escena del crimen y acordonaron el sitio.

La investigación del caso quedó a cargo de peritos judiciales del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía y mediante labores de vecindario y evidencia recolectada, trataran de establecer la identidad del responsable del hecho violento.

Una allegada del fallecido dijo a este medio de comunicación que,  el campesino llegó de la finca de Pueblo Bello donde labora a su residencia el lunes anterior y ese día permaneció ingiriendo bebidas embriagantes solo en la morada. Al día siguiente fue visto por algunas personas, hasta que a las pocas horas fueron sorprendidos por los alaridos que salían del inmueble donde se llevó a cabo el crimen.

Los familiares del occiso provenientes del departamento de Bolívar, llegaron ayer a la capital del Cesar y se encargaron de realizar el trámite correspondiente para trasladar los restos mortales a su tierra natal, ubicada en  dicho departamento.