Diario del Cesar
Defiende la región

 Riña entre familias dejó tres muertos

347

Ezequiel Arévalo Ardila, de 24 años, murió al igual que su padre, de manera instantánea, debido a los impactos con arma de fuego que recibieron de Erasmo Rangel Rangel, de 82 años, con quien había tenido conflictos anteriormente y quien también pereció.

Un nuevo hecho de intolerancia se presentó en el Cesar, más concretamente  en el corregimiento La Victoria de San Isidro, jurisdicción del municipio de La Jagua de Ibirico, tras presentarse un triple crimen, la tarde de ayer.  En el ataque fueron ultimados José Celiar Arévalo Pineda, de 52 años y su hijo Ezequiel Arévalo Ardila, de 24 años, horas después el agresor, un anciano, murió cuando recibía atención médica, tras los disparos que también recibió.

La acción criminal ocurrió por el enfrentamiento de dos familias, a raíz de un hecho de intolerancia que terminó en tragedia. Según se conoció, las primeras víctimas se acercaron al predio de un adulto mayor, identificado como Erasmo Rangel Rangel, de 82 años y se inició una  discusión; José y Ezequiel llegaron armados con escopetas y en medio de la gresca se produjo un intercambio de disparos.

El hombre de la tercera edad les propinó varios impactos con arma de fuego a sus contrincantes, pero antes de ultimarlos, estos lo alcanzaron a herir. Padre e hijo quedaron tirados sin vida a pocos metros de distancia, uno de ellos quedó con la escopeta en sus manos, sentado en una silla junto a un árbol.

Los gritos de desesperación por parte de los moradores de la mencionada localidad alertaba que algo grave había ocurrido. La gente corría de un lado a otro y en medio del asombro, dieron aviso a las autoridades.

Integrantes de la Policía se dirigieron al sitio y dieron con la captura del presunto responsable del hecho, quien fue conducido a un centro asistencial, debido a la herida que soportó por parte de uno de los hoy occisos.

Arévalo Pineda, presentaba varios impactos en la espalda y una herida a la altura de la cabeza lado derecho, mientras que Arévalo Pineda, recibió un tiro en el tórax y un golpe en el rostro. Ambos tenían anotaciones como indiciados en el Sistema Penal Oral Acusatorio por el delito de lesiones personales en el año 2015 y 2018.

Según información recolectada por las autoridades, los moradores del sector aseguraron que la disputa se produjo  por un caso de venganza hace cinco meses; hecho que supuestamente dejó una persona asesinada.

Los investigadores judiciales que arribaron a la escena hallaron 2 armas de fuego tipo escopeta calibre 16 y 1 revólver  calibre 38, las cuales fueron puestas a disposición de las autoridades competentes para la indagación de este caso. Los cadáveres fueron trasladados a la morgue de Chiriguaná, donde realizarán el día de hoy el procedimiento de la necropsia.

El comandante operativo de la Policía del Cesar, Fredy Delgado, dijo al respecto de estos hechos sangrientos que “se produjo una riña entre dos familias, las víctimas llegaron a buscarle problema a un señor mayor y este les disparó y les causó la muerte, fue un hecho de intolerancia” concluyó el alto mando.

El presunto responsable de los dos homicidios, falleció a las siguientes horas cuando los médicos hacían ingentes esfuerzos por salvar su vida.