Diario del Cesar
Defiende la región

La ‘carpa blanca’, estrategia. para prevenir la violencia

294

La ‘Carpa Blanca’, una iniciativa que ha venido impulsando la Defensoría del Pueblo desde hace un par de meses, este miércoles recibió el respaldo del presidente Iván Duque, quien aseguró que la propuesta servirá para fortalecer la articulación del trabajo de los organismos del Estado para enfrentar la criminalidad en el departamento del Cauca.

 “Quiero, adicionalmente, recoger la propuesta que ha hecho la Defensoría del Pueblo, de tener el esquema de ‘Carpa Blanca’ de coordinación de todas las agencias del Estado, en el trabajo, además, con los gobiernos locales y con la sociedad”, señaló el mandatario colombiano al término del consejo de seguridad que se adelantó en el Cauca, tras la masacre de indígenas el pasado martes.

El esquema propuesto por la Defensoría del Pueblo comprende un espacio donde se reúnen los representantes del Estado, las comunidades, la Fuerza Pública, organismos humanitarios, autoridades municipales y departamentales, Procuraduría, Fiscalía, entre otros actores, para atender la problemática específica de una zona y buscar soluciones del caso.

 “Creemos que esto nos puede ayudar muchísimo, no solamente a tener información pertinente sino a fortalecer los vínculos de confianza entre toda la institucionalidad y las comunidades”, manifestó Duque, al tiempo que resaltó se seguirán monitoreando con indicadores, para saber “cómo vamos a ir recuperando toda la confianza ciudadana y la seguridad ciudadana en los municipios golpeados”.

El aval del mandatario colombiano cayó bien en el jefe del Ministerio Público, Carlos Negret, quien destacó que es muy “importante” que el presidente Duque haya aceptado la propuesta, ya que aunque la había respaldado en varias reuniones, en esta oportunidad lo hizo públicamente con ocasión de la matanza de los guardias indígenas en Toribío, Cauca.

 “Venimos hablando de la ‘Carpa Blanca’ desde el 10 de agosto, cuando ocurrió la masacre en Tierreros y no es nada distinto que el diálogo para que estos hechos se puedan evitar. Solamente con la chonta no pueden las comunidades indígenas parar esta arremetida que han tenido los grupos irregulares que quieren controlar el narcotráfico en la zona, sino que necesitamos sentarnos a dialogar”, dijo Negret.

El jefe del Ministerio Público explicó que cuando se tenga conocimiento de una situación o acontecimiento fuera de lo normal en el territorio, la Defensoría del Pueblo liderará en la ‘Carpa Blanca’ una reunión con los diferentes actores, para la prevención de posibles hechos como los que ocurrieron el pasado martes en el departamento del Cauca.

Negret señaló que la mayor dificultad para poner en marcha la iniciativa radica en que “los colombianos somos una sociedad muy terca y tenemos un estado de diversidad, no todos pensamos igual y necesitamos trabajar en un diálogo para evitar que en Colombia haya más asesinatos”. Por lo que resaltó que esta estrategia no va a costar nada, solo “horas de trabajo y sentarnos a dialogar”.

¿EN QUÉ CONSISTE?

Según la Defensoría del Pueblo, el objetivo principal de la iniciativa es coordinar la respuesta institucional efectiva y oportuna en materia de prevención y protección de manera concertada con las comunidades, con el fin de mitigar el riesgo generado por la reconfiguración del conflicto armado en el norte del Cauca.

En ese sentido, se plantea desde allí generar acciones inmediatas para la protección de la vida y el territorio de las comunidades étnicas del Norte del Cauca, así como construir canales de comunicación directa entre las instituciones, para la verificación y toma de decisiones a corto plazo, en aras de superar la emergencia humanitaria, y a mediano plazo para atacar las condiciones estructurales.

Dentro de la estrategia participarán diferentes actores, entre ellos las autoridades étnicas, el Gobierno Nacional, el gobierno Departamental, los organismos de control, organismos internacionales, así como la Comisión de Paz del Congreso de la República.

Tendrá tres momentos específicos: el primero busca garantizar la vida e integridad de las comunidades étnicas, a través de la identificación de riesgos, la coordinación de la justicia ordinaria con la justicia especial indígena y la adopción de medidas de protección y autoprotección para estas comunidades asentadas en el norte del departamento.

Un segundo momento comprende la intervención en las causas del conflicto a través de la construcción de la línea base sobre el proceso de sustitución de cultivos y la implementación de planes de desarrollo con enfoque territorial, así como la construcción de un plan de trabajo para dinamizar la implementación de los planes en los territorios focalizados por la estrategia.

Finalmente buscará acciones de sostenibilidad para el fortalecimiento del propio gobierno, la construcción de lineamientos para la convivencia y generación de espacios de diálogo entre grupos poblacionales; y la capacitación a las fuerzas militares y de policía en la incorporación del enfoque diferencial étnico para el ejercicio de sus funciones.