Diario del Cesar
Defiende la región

Guardia Indígena capturó 8 integrantes de organización al margen de la Ley

217

De hecho, a través del Tejido Defensa de la Vida y los Derechos Humanos de la Asociación de Cabildos del Norte del Cauca (Acín), se conoció que una integrante de la guardia del resguardo de Corinto resultó herida luego de que unos sujetos armados atacaran a esta organización nativa, la cual ejecutaba unos controles en una vía que comunica a Corinto con Toribío, en la vereda El Boquerón.

“En la noche del 4 de febrero de 2019, un equipo de la guardia que se encontraba en un puesto de protección territorial entre Tacueyó, Toribío y Corinto fue atacado por hombres armados, se reportó una mujer herida, comunidades reaccionaron y dieron persecución hasta acordonar un sector en zona rural del segundo municipio. Comunidades y guardias indígenas de los 21 cabildos se dirigen a la zona, se ha declarado la extensión de situación de Emergencia territorial y Asamblea Permanente como forma de protegernos”, reza el comunicado emitido por la Acín.

Luego de esto, y en ese ejercicio de poner orden en estas áreas especiales, la guardia indígena capturó a ocho personas, señaladas de integrar un grupo armado autodenominado como Farc.

¿Pero por qué estas comunidades realizaban este control? La respuesta la plantean los nativos, quienes desde el año pasado se enfrentan contra estas organizaciones armadas para obligarlas a retirarse de sus territorios, a raíz de los hechos de violencia que protagonizan, originando lo que ellos denominan la “desarmonización de los territorios”.

“Cuando hablamos de grupos armados, estamos incluyendo al Ejército, porque ellos son lo que están generando todas esa violencia contra nuestras comunidades, además estamos expulsando a los narcos que llegan a trastocar las costumbres, a dañar a nuestros jóvenes, por eso aumentamos los controles en nuestros territorios, con nuestra guardia indígena, la cual solo cuenta con la palabra y el bastón de mando”, explicó Emilio Dilcué, integrante del resguardo de Corinto.

En medio de estos controles, la guardia incautó y destruyó inmediatamente cargamentos de marihuana, base de coca e incluso de armas, ya que consideran que con estas prácticas se permite la existencia a dichos grupos armados. En otras ocasiones, recuperan vehículos como motocicletas o automóviles, los cuales luego son dejados a disposición de las autoridades ordinarias.

POPAYÁN (Colprensa).