Diario del Cesar
Defiende la región

Judicializada mujer que mató al marido e incineró el cuerpo

442

ROSA ELENA VILLABON VALENCIA, de 21 años, fue enviada a prisión en la tarde de ayer, luego de ser acusada de asesinar a su compañero sentimental el pasado 23 de diciembre y prenderle fuego a su cadáver, en hechos ocurridos en zona rural de Codazzi.

Una escalofriante confesión dejó consternados a los habitantes del municipio de Codazzi, ubicado al norte del Cesar, luego que una mujer de 21 años, confesara ser la responsable del asesinato de su compañero sentimental, también develó que incineró el cadáver.

Se trata de Rosa Elena Villabon Valencia, quien fue presentada en la tarde de este miércoles ante el Juzgado Tercero Penal Municipal con Funciones de Control de Garantías de Valledupar, señalada de la autora de la muerte violenta de un joven campesino identificado como Alquímedes Tarifa Vargas, quien fue su pareja los últimos tres meses.

Durante las audiencias concentradas de legalización de captura, imputación de cargos y solicitud de medida de aseguramiento, realizadas a puerta cerrada en el despacho de ese tribunal, la Fiscalía 32 Local URI de La Jagua de Ibirico la imputo el delito de homicidio agravado, cargo al  que no se allanó.

La aprehensión de la mujer se dio cuando por su propia voluntad, se dirigió a la estación de Policía de Codazzi, señalando que su compañero sentimental yacía sin vida al interior del inmueble en el que residían en la vereda Miraflores, ubicada sobre la Serranía del Perijá en esa misma jurisdicción, ya que lo había ultimado a puñal cuando trataba de defenderse de un ataque que este intentaba hacerle.

EL CRIMEN

“Ella relata que en la mañana del 23 de diciembre habían estado discutiendo por plata, como siempre ocurría, y que la situación se tornó tan acalorada que él intentó apuñalarla con un cuchillo. Que ella como pudo, se lo quitó y con ese mismo le dio unas cuatro puñaladas en el tórax y se murió. Luego lo arrastró hasta una zanja y lo tiró ahí”, reveló una fuente judicial.

Dijo también que, de acuerdo a lo manifestado por la misma sindicada, para evitar que los gusanos se comieran el cuerpo del occiso, la mujer intentó quemarlo en el lugar donde lo arrojó.

“Le prendió candela al cadáver, pero al ver que no se quemaba, le tiró cartones, paja, papel y otro tipo de elementos, pero aun así no lo lograba. Luego se dirigió hasta el pueblo, hizo sus diligencias y compró gasolina con la que al regresar, incineró a la víctima y después lo tapó”, dijo la fuente.

Finalmente, acotó que la supuesta homicida decidió entregarse a las autoridades, pese a que estas no conocían el hecho, al ser persuadida por un pariente cercano sobre hacerlo, tras confesarle que lo había ultimado cuando él pretendía matarla.

Luego de presentarse ante las autoridades, estas se desplazaron a la finca Dios Verá, ubicada en una zona de difícil acceso, a cuatro horas del casco urbano del municipio de Codazzi, y allí hallaron calcinado el cuerpo de la víctima que luego fue trasladado a la morgue del Instituto de Medicina Legal en esa misma población, para que le practicaran la necropsia.

LA ENVIARON A LA CÁRCEL JUDICIAL

Finalizada la diligencia, el juzgado determinó cobijarla con una medida de aseguramiento privativa de la libertad en establecimiento carcelario al considerarla como un peligro para la sociedad, pese a los alegatos de su defensor que argumentaba que es madre de un menor de tres años.

Allí deberá permanecer en tanto avanza una investigación penal en su contra frente a un juzgado penal con funciones de conocimiento, que determinará si es o no culpable de la muerte de su conyugue.