Diario del Cesar
Defiende la región

Mayor Luis Perdomo, exdirector de La Picota, denunció abusos en su contra

201

En el despacho del fiscal General, Néstor Humberto Martínez, reposa una denuncia contra uno de los funcionarios que cuidan de los detenidos una vez asisten a las audiencias en el Complejo Judicial de Paloquemao. En este caso, se trata de una acción que interpuso Brenda Esperanza Acosta, quien defiende los intereses del mayor Luis Francisco Perdomo, exdirector de La Picota, procesado por presuntos actos de corrupción.

La denuncia es contra José Reynaldo Ovalle Garzón, quien a juicio de la abogada permanece en las celdas de paso del CTI ubicadas en el extinto DAS. Lo que explica la denuncia es que el pasado 26 de noviembre llegó a poder de la abogada una misiva firmada por varias personas privadas de la libertad, en la que daban a conocer “acciones irregulares por parte del funcionario”.

“Permanentemente llega al patio tratando de cacique al compañero Luis Francisco Perdomo Claros, ha insinuando que es la persona que permanentemente es generador de huelgas que hemos hecho los privados de la libertad de la sala 1 por el simple hecho de alegar nuestros derechos como lo es la alimentación, la salud y la comunicación”, dice la misiva debido a que en algún momento se registró que los alimentos que les eran suministrados estaban con cierto grado de descomposición.

La denunciante aseguró que la misiva entregada por los reclusos decía que “en varias ocasiones ha llegado al patio, manifestándole al frente de todos nosotros que sus abogados no le sirven para nada y que por culpa de ellos, no ha sido trasladado a un centro carcelario”.

Aseguró que a su defendido, “le dañaron sus pertenencias”, entre ellos, los alimentos que tenía y que el enjuague bucal “le fue regado de manera intencional en su ropa”. Para la abogada es claro que las autoridades de custodia tienen a facultad de inspeccionar las celdas de los reclusos, pero respetando los protocolos legales.

Además de estos hechos irregulares, la abogada aseguró que también le fue negada la visita intima con su esposa, y la familiar, en la que se iba a encontrar con su hija de 21 meses de nacida. “El jueves 22 de noviembre en horas de la noche manifestó que no le permitía la visita conyugal en la tarde que únicamente se le autorizaba la visita de su esposa y su hija hasta el día 24 de noviembre”.

Las irregularidades se han registrado meses atrás cuando el exdirector de la cárcel fue capturado por presuntos hechos de corrupción. La Fiscalía lo señala de haber recibido dinero de reclusos para obtener beneficios en el centro de reclusión.

BOGOTÁ (Colprensa).