Diario del Cesar
Defiende la región

 Colombia, con la obligación de ganarle a Ecuador

209

El Combinado nacionaL necesita ganar para no alejarse de los puestos de clasificación al Mundial de la categoría.

El pobre registro goleador del seleccionado  nacional que busca un cupo al Mundial preocupa de cara al futuro.

La Selección Colombia  Sub-20 se enfrenta hoy a las 5:50 de la tarde a Ecuador, por la tercera fecha del hexagonal final del Sudamericano que se realiza en territorio chileno.

Los dirigidos por Arturo Reyes necesitan ganar para no alejarse de los puestos de clasificación al Mundial de Polonia, por eso una victoria ante los ecuatorianos  es una obligación para los cafeteros.

El combinado nacional llega a este compromiso luego de empatar en la primera jornada ante Brasil a cero goles y perder en la segunda 1-0 ante Argentina.

PROBLEMAS DE GOL

 Hablar de una selección que anota dos goles en seis encuentros es hablar de un equipo que tiene un preocupante promedio goleador, especialmente si se tiene en cuenta que uno de esos dos goles lo marcó un defensa centro.

Colombia avanzó en el Sudamericano, en gran medida, gracias al buen trabajo de sus defensas y arqueros, que lograron mantener el arco con un solo gol en contra a lo largo de la primera fase y en ceros al inicio del hexagonal, sin embargo, hay que preguntarse qué sucede con los de adelante.

Colombia es una de las selecciones que más opciones genera por partido, así quedó demostrado ante Brasil el pasado martes y este viernes ante Argentina, cuando los cafeteros se cansaron de buscar el arco rival, sin lograr embocar una sola pelota en la red, algo que da para pensar en el nivel de los delanteros convocados.

Sí bien es cierto que en esta categoría los nervios y la ansiedad suelen jugarle malas pasadas a los jugadores, no se puede apartar la vista del hecho de que Colombia ya ha disputado seis partidos, tiempo suficiente para perder el miedo y ganar concentración en todas las posiciones del campo.

Preocupa el nivel de ataque de un combinado que, sobre los papeles, tiene en sus pies el futuro del fútbol colombiano, que está jugando por un cupo al Mundial de la categoría y que a la fecha parece no tener un jugador que se ponga la tarea de marcar los goles necesarios para lograr la meta.