Diario del Cesar
Defiende la región

Condenan a cinco años de cárcel al exalcalde Luis Fabián Fernández

384

A 64 meses de prisión que equivalen a 5 años y tres meses de prisión fue condenado el exalcalde de Valledupar Luis Fabián Fernández Maestre, por decisión del Juzgado Cuarto Penal del Circuito con Funciones de Conocimiento quien consideró que en ejercicio de sus funciones como mandatario local, celebró ‘a dedo’ un millonario contrato con una empresa inapropiada para supuestamente, capacitar a la población indígena arhuaca.

La decisión fue dada a conocer durante la audiencia de lectura de fallo que se realizó en la tarde de este viernes en una sala del sexto piso del Palacio de Justicia de la ciudad, en la que el tribunal lo declaró culpable en calidad de autor del delito de contrato sin cumplimiento de requisitos legales y libró orden de captura en su contra, para que purgue la pena privado de la libertad en una cárcel.

Como parte de la sentencia, el exmandatario también deberá pagar 66.66 salarios mínimos mensuales legales vigentes para la época del hecho y fue inhabilitado por 6 años y 6 meses para ejercer cargos públicos, como parte de la pena accesoria.

La condena desprende de la ejecución del contrato No. 272 que el exmandatario celebró con la fundación sin ánimo de lucro Zhigoneshi, representada por Alex Asdrúbal Padilla Ropero por una cuantía de $452.200.000, con el objeto de ‘brindar espacios de formación que garanticen la identidad indígena y la supervivencia de la cultura, mediante procesos de capacitación como mecanismo efectivo del desarrollo del pueblo indígena arhuaco’, con un plazo de ejecución de 45 días.

Según la tesis de la Fiscalía 5 Seccional adscrita a la unidad de delitos contra la administración pública, que asumió el proceso, el cuestionamiento al que fue sometido el exmandatario por el convenio se realizado el 20 de mayo de 2011, se basa en que  el mismo se suscribió para fomentar la cultura y valores de pueblos indígenas con una fundación que antes era una fábrica de guantes, quedando en evidencia que esa entidad no tenía idoneidad ni capacidad para ejecutar el objeto del contrato.

“Siendo un abogado con largos años de experiencia e igualmente, con amplia trayectoria en la política, y tras haber ocupado cargos públicos y al someterse a la elección popular, gozaba de conocimientos necesarios para saber que el contrato que se celebraba en tan precarias condiciones, constituía una clara transgresión a la ley penal y a pesar de ello, ejecutó ese comportamiento contrario a la ley, sometiéndose a sus consecuencias”, dijo el juez en la lectura del fallo.

EL CONTRATO

De acuerdo a la acusación de la Fiscalía, para la fecha en que se celebró el contrato, la fundación Zhigoneshi no era idónea pues fue inscrita en la Cámara de Comercio de Valledupar el 2 de marzo de 2010 bajo la razón social de ‘Asociación de confecciones y guantes La Vallenata’ y el 7 de diciembre de ese mismo año, cambio de razón social por Fundación Zhigoneshi y también, su objeto.

“Lo anterior significa que cuando  se celebró el contrato, esos cambios de razón y objeto de contratista llevaban cuatro meses aproximadamente y tampoco existe noticia de que impulsara programas o actividades de interés público. Es más, el ordenador del gato jamás se dio a la tarea de motivar por escrito las razones por las cuales la administración municipal consideraba que dicha entidad privada era de reconocida idoneidad”, reza la acusación.

 

LOS PROCESOS DE LUIS FABIÁN

Cabe recordar que en mayo del 2017, el mandatario de los vallenatos desde el 2009 hasta el 2011, fue condenado a dos años de prisión y 20 salarios mínimos vigentes para esa última anualidad, luego de que el Juzgado Segundo Penal del Circuito con Funciones de Conocimiento lo hallara culpable del delito de peculado de apropiación, dado que utilizó dineros destinados para la seguridad pública del municipio para pagar la nómina de tres meses de los empleados, incluyendo su propio sueldo.

Sumado a lo anterior, en otros despachos judiciales se adelantan otros tres procesos en su contra: dos de ellos por contratos sin cumplimiento de los requisitos legales y el otro, por peculado por aplicación oficial diferente.

Entre los procesos de Fernández Maestre está el famoso empréstito de los 36 mil millones de pesos que inyectó a la Empresa de Servicios Públicos de Valledupar, Emdupar, a través de un convenio interadministrativo para obras de acueducto y alcantarillado que no llegaron a feliz término. El Concejo de Valledupar le otorgó facultades para solicitar a la banca privada un empréstito de 36 mil millones de pesos con cargo al Sistema General de Participación, pero muchas de las obras de acueducto y alcantarillado no se terminaron.

Al exburgomaestre  le cuestionan que no hubo planeación para la inversión de los recursos y al concejo municipal que no hizo control político.