Diario del Cesar
Defiende la región

Robaron en el colegio Dagoberto Fuentes Zuleta

301

En el colegio de básica primaria Dagoberto Fuentes Zuleta, ubicado en la carrera 27# 17-17 del barrio Edgardo Pupo Pupo, se produjo ayer en la mañana, un robo a mano armada. Las víctimas fueron docentes y una madre de familia que estaba matriculando a su hijo.

Aprovechando que durante estos días los colegios realizan el proceso de matrícula y permanecen las puertas de las instalaciones abiertas al público, dos delincuentes que se transportaban a bordo de una motocicleta, cometieron un robo a mano armada en la institución educativa de básica primaria, Dagoberto Fuentes Zuleta en la capital del Cesar.

El acto vandálico ocurrió ayer en horas de la mañana, en la carrera 27# 17-17 del barrio Edgardo Pupo Pupo. Varios funcionarios y una madre de familia, fueron los afectados de los ladrones que ocultaron los rostros con los  cascos de seguridad de las motocicletas.

DIARIO DEL CESAR dialogó con el coordinador del plantel educativo, Hugues Morón Lagos sobre este hecho y dijo al respecto que “atracaron a las compañeras entre las 10 y 11 de la mañana, desafortunadamente le quitaron 3 celulares a las profesoras y un celular a una madre de familia que se desmayó de la impresión. Estamos muy afligidos por la inseguridad que hay en el colegio, ahí hay una cámara, la Sijín estuvo allá y miramos el video, pero es difícil identificarlos por los cascos que llevaban” precisó.

De igual manera sostuvo que los asaltantes dijeron inicialmente que iban a matricular a unos alumnos y luego intimidaron a los presentes con las armas de fuego que portaban.

 

NO HAY VIGILANTES

El funcionario hizo un llamado a la administración municipal, debido a que el colegio carece de vigilantes en la jornada diurna desde el año pasado. “Le mandamos un mensaje al alcalde para que disponga de celadores, debido a esta inseguridad que se está atravesando” concluyó el docente.

Los videos que captaron  las cámaras de seguridad, servirán como evidencia para que los miembros de la fuerza pública inicien una investigación y puedan identificar a los responsables del hurto.