Diario del Cesar
Defiende la región

El turismo nos debiera poner a pensar

175

En el reciente Congreso Nacional de Hotelería de la Asociación Hotelera y Turística de Colombia (Coltelco), fue presentando el estudio ‘El empleo en el sector turismo’, en donde se pudo evidenciar que el sector ha generado 1,3 millones de empleos en los dos últimos años. La investigación fue realizada por el Centro de Pensamiento Turístico de Colombia (Cptur)

Uno de los principales datos que reveló la investigación fue el comportamiento que ha tenido el empleo en este sector, el cual pasó de 889.770 puestos en 2007 a 1,3 millones en 2017. Este comportamiento se ve impulsado, según el estudio, por los sectores que conforman al sector como el turismo, el transporte y los conexos como los restaurantes y espacios de esparcimiento. De acuerdo con el informe, la generación de empleo del sector turismo tiene una participación de 7,8 % a nivel nacional. Además, se identificó una reducción de 7,5 % en la tasa de informalidad laboral del sector en el país.

El estudio arroja que  a pesar del avance en la mayoría de los indicadores laborales, la informalidad sigue siendo uno de los principales retos del sector, ya que con la generación de empleo en condiciones de legalidad se ha logrado mejorar la calidad de vida de los trabajadores vinculados a la cadena del turismo.

Frente a las características de los trabajadores vinculados al sector, la investigación reveló que el 63,9 % de las personas se ubican en estratos bajos (1 y 2) y en materia de formación profesional, únicamente el 14,3 % alcanza el nivel universitario y el 7,2 % cuenta con estudios de posgrado.

Además, el 53,7 % del personal ocupado en el sector corresponde a mujeres frente al 46,3 % de hombres, siendo además un sector con personal, en su mayoría joven, pues el 56,7 % se ubica en una edad inferior a los 35 años.

Lo cierto es que los resultados del estudio son consecuentes con la realidad que vive el sector, donde la mayor parte de los trabajadores se ubican en cargos operativos, que si bien no requieren formación universitaria, el reto está en cualificarlos a través de educación continuada y programas técnicos y tecnológicos, lo que permitirá mejorar la competitividad del capital humano y sus condiciones laborales.

Ahora bien, en nuestra ciudad está ocurriendo algo verdaderamente preocupante y es que mientras al turismo le va bien, los asuntos públicos no lo están acompañando muy a pesar de los esfuerzos que de manera aislada se hacen.

En pocas palabras, el desorden que nosotros tenemos contrasta con el verdadero auge del turismo, pero sobre todo, lo que verdaderamente debiera acoger al visitante.

Sabido es que Valledupar tiene fortalezas para afianzarse como destino turístico, pero no la estamos aprovechando como debiera ser. A parte del Festival de la Leyenda Vallenata al que viene gente de toda Colombia, poco o nada es lo que nos preocupa por ofrecerle al turista nacional e internacional el resto del año.

El departamento del Cesar tiene una diversa riqueza natural poco explotada desde el punto de vista turístico y en este aspecto se observa la apatía y el desinterés porque ello se dé.

Consideramos en consecuencia que los resultados del estudio debiera ser motivo de estímulo para el municipio y mucho más para los distintos actores de la industria ´sin chimeneas´.