Diario del Cesar
Defiende la región

Juez envía a la cárcel a ‘Luisito’ y su cómplice

388

Ante el Juzgado Segundo Penal Municipal con Funciones de Control de Garantías, no aceptaron cargos Luis Rodolfo Hernández Espitia, de 21 años, más conocido como alias ‘Luisito’, y Rafael José Rosado Rodríguez, de 23 años, quienes fueron capturados en flagrancia por agentes de la Sijin luego de ser presuntamente sorprendidos en el intento de cometer un millonario ‘fleteo’ en el barrio Villalba, al norte de Valledupar.

Los dos sindicados se declararon inocentes de los delitos de tráfico, fabricación o porte de armas de fuego o municiones agravado y hurto calificado agravado, imputados por la Fiscalía 14 Seccional de la Unidad de Reacción Inmediata, URI, de la ciudad.

El ente acusador en la diligencia señaló: “la captura se efectuó el 3 de septiembre a las 5:20 p.m., donde Luis Rodolfo Hernández Espitia, fue aprehendido al interior del parqueadero del establecimiento del Centro Comercial Guatapurí Plaza, luego de que las autoridades conocieran que en el establecimiento comercial ubicado en la carrera 20 N° 103-64 del barrio Villalba, habían dos sujetos al frente de ese inmueble en una motocicleta y dos más venían saliendo de la misma con armas de fuego en sus manos, momento en que la Policía Nacional les ordenó hacer alto, a lo cual no hicieron caso y emprendieron la huida; al mismo tiempo, en el que Rafael José Rosado Rodríguez decidió enfrentarse a disparos con los funcionarios de la Policía Judicial y Sijin, momento donde termina herido con arma de fuego, y Hernández Espitia es capturado en el interior de establecimiento comercial con: un revolver calibre 38,con cuatro cartuchos con municiones para el mismo, con un bolso color gris marca Rocka, que en su interior contenía elementos personales; un bolso tipo morral, marca Velez, que en su interior contenía cuatro pacas de dinero en efectivo, equivalente a una suma aproximada de $185 millones, un teléfono marca Huawei y una arma de fuego calibre 38, sin permisos de porte”.

ERA LA PLATA DEL PAE

De igual forma en los hechos investigados por la Fiscalía 14 seccional se manifestó que los dineros hacían parte de la contratación con la Unión Temporal que administra la contratación de Programa de Alimentación Escolar, PAE, en Valledupar.

“La administradora María José Daza Martínez, iba llegando a las oficinas acompañada de Juan Carlos Puentes Aragón, quienes al llegar al lugar vieron a una motocicleta a dos casas de la empresa de donde se bajó uno con arma de fuego, por lo cual salieron corriendo y entraron a las oficinas y se recluyeron en un baño hasta donde llegó el sujeto, y les intimidó con agresiones físicas solicitándole la entrega del maletín donde Daza Martínez llevaba guardada la suma de 186.381.640 millones de pesos en efectivo y un millón de pesos que había retirado de una entidad bancaria de la ciudad”, narró el representante del Ministerio Público.

Además la Fiscalía anunció que contaba con varios informes ejecutivos, entrevistas y testigos que comprueban que alias ‘Luisito’ y Rosado Rodríguez, son los presuntamente responsables de los hechos registrados en el norte de la capital del Cesar.

Por lo cual el togado otorgó medida de aseguramiento carcelario a Hernández Espitia, quien ya había sido procesado por los delitos de hurto donde estuvo 18 meses en un proceso de rehabilitación en el sistema penal de menores de la capital del Cesar, y Rosado Rodríguez, quien hasta el momento no tenía antecedentes penales.

DE LA CAPTURA

En las declaraciones entregadas en la audiencia de legalización de captura e imputación de cargos se conoció que alias ‘Luisito’ fue encontrado escondido en el parqueadero del Centro Comercial Guatapurí Plaza con el bolso donde se encontraban cuatro pacas de dinero en efectivo, armas de fuego y con una Biblia.

Al mismo tiempo, Rosado Rodríguez fue aprehendido por policías judiciales en la carrera 20 con calle 3ª, luego de que saliera herido de un impacto de bala en el muslo de la pierna izquierda y en el pie derecho, además, de ser detenido por la comunidad la cual decidió prenderle fuego a la motocicleta en la que se movilizaba.