Diario del Cesar
Defiende la región

Últimos días de ‘Crucelfa’ en Maderos Teatro

199

No solo el acordeón es la estrategia de un buen plan familiar, en Valledupar está Maderos Teatro, que en estos días está representando la obra: ‘Crucelfa’, un alto contenido real de los acontecimientos armados presentados en la región.

Por
WILLIAM
ROSADO RINCONES

Durante los últimos días de este mes, Maderos ha venido deleitando a los amantes del buen teatro en Valledupar, con una excelente creación y muy bien representada  obra  por los protagonistas de esta industria de la cultura de las tablas en al capital del Cesar.

Crucelfa, es el nombre de la obra, que narra la vida de una lavandera del Caribe Colombiano quien, con la cruz a cuestas, cuenta su historia en medio de lostrapos de su oficio, los cantos que entona a la orilla del río y las paredes viejas y maltrechas de una casa, símbolo del pueblo y el país, que tanto ha sufrido como ella.

El monólogo fue escrito por Luis Carlos Ramírez y Luis Mario Jiménez, este último, hace parte del elenco que lo interpreta, en el cual se abordan distintas formas de violencia desde la óptica femenina, desde las más cotidianas y domésticas, hasta los falsos positivos y los asesinatos de líderes sociales.

Los amantes de esta expresión cultural pueden apreciar estas escenas desde la 7:30 de la noche con entrada seleccionada para mayores de 12 años por un costo de solo 10 mil pesos, recursos que apenas alcanzan para sostener esta compañía teatrera que ha venido con esfuerzos sacando la cara por las tablas del Cesar  y con lo que deben mantener el escenario y la nómina de actores, muchas veces soslayados por los gobiernos de turno.

Los expertos y asistentes a esta representación han salido con el mejor de los conceptos tratando de incentivar a un público que en Valledupar en su gran mayoría desconocen estas aristas culturales.

Leonardo García por ejemplo en su cuenta de Facebook dejó claro que esta es “Una propuesta teatral sensible, hecha a conciencia desde el lugar de lo femenino; nos permitió, como espectadores llevar por un momento la carga de violencia y sufrimiento que muchas mujeres caribeñas han afrontado solas ymarginadas. Gratitud con Crucelfa por ofrecernos un viaje tan intenso, nos aportó elementos críticos y emotivos para abrazar y trabajar por la cultura costeña”.

A comienzos del mes de agosto, se mantuvo en cartelera otra obra trascendental y cotidiana en el entorno provinciano, una creación y dramatización del reconocido gestor cultural y teatrero, William Morón, quien retornó después de haber padecido una larga enfermedad, pero lo hizo con una reingeniería en el repertorio y en su actuación, lo que fue del gusto de los asistentes: ‘El Velorio’ es la obra que ha paseado por diferentes escenarios  locales y nacionales.

Otra de sus buenos monólogos es ‘La Rezandera’ un contenido de mismo corte criollo. Lo inspiraron los velorios de La Guajira y el Cesar donde es común la gritería y el llanto hablado, en donde los dolientes hacen parada en medio del dolor y comienzan una narrativa picaresca de las actividades del difunto.

‘El Velorio’, específicamente, de acuerdo a William Morón, mezcla el teatro de lo absurdo con el realismo. El velorio es realista porque se asemeja a cualquier velorio de la costa Caribe, pero  también tiene apartes de lo fantasmagórico, y lo mágico de Gabo, dice su creador.

Así las cosas, Maderos siguen trabajando en aras de seguir escalando posiciones, en 4 años largos, tienen un  nombre y un selecto grupo actoral que ya están pensando la obra que reemplazará a Crucelfa.

El propósito es generar nuevos públicos con una programación permanente, a través de presentaciones, talleres, exposiciones y residencias artísticas parala investigación y creación. Están ubicados en una casa del centro histórico de Valledupar, donde siguen fortificando la relación que hay entre actor yespectador.