Diario del Cesar
Defiende la región

Un caimán casi devora a pescador

222

Esta fue la herida con la que resultó Eduardo Torrecilla Mercado, de 43 años, tras ser mordido en una pierna por un caimán que lo atacó cuando pescaba en el río Lebrija, en un corregimiento ubicado en zona rural de Aguachica.

De milagro se salvó un pescador de 43 años del sur del Cesar, que casi muere devorado por un caimán cuando intentaba pescar en el río Lebrija que cruza el corregimiento de Barrancalebrija, jurisdicción de Aguachica.

Esta persona fue Eduardo Torrecilla Mercado, quien al lanzar su atarraya en un recodo del afluente, fue atacado mordido y atrapado por el peligroso animal, que usando su fuerza lo arrastraba hacia el agua.

“Yo tiré la atarraya y cuando la recogía, vi que algo la enredó pero nunca sospeché de nada, creí que era un tronco y me tiré al agua para desenredarla. Pero apenas caí al agua de una vi la boca enorme del caimán que clavó sus dientes en mi pierna izquierda y alcanzó a arrastrarme unos metros. En ese momento me dije: ‘hasta aquí llegué yo’”, contó el experimentado pescador.

A su vez, manifestó que el espécimen de cocodrilo de casi 4 metros de largo, lo estaban ingresando hacia la parte más profunda del río; pero en medio de unacto de valentía para intentar salvar su vida, le picó un ojo con los dedos, logrando que el reptil carnívoro lo soltara.

Luego, como pudo llegó, hasta la orilla donde sus compañeros de pesca lo socorrieron. ‘Está vivo de vaina’, era lo que decían los asustados testigos.

Posteriormente, estos lo llevaron por sus propios medios hasta el puesto local de salud y de allí fue remitido al hospital José David Padilla Villafañe, de Aguachica, para recibir la atención medica que requería.

Posteriormente y dada la gravedad de sus heridas, fue trasladado a un centro asistencial de Bucaramanga, donde los galenos le dictaron dos meses de incapacidad al determinar que había respondido favorablemente al tratamiento y estaba fuera de peligro.