Diario del Cesar
Defiende la región

La crisis humanitaria del Catatumbo

115

En el informe de Human Rigths Watch (HRW) recientemente divulgado se sostiene que “en El Catatumbo, en el noreste de Colombia, el Ejército de Liberación Nacional (Eln) y el Ejército Popular de Liberación (Epl) están enfrentados desde principios de 2018 en una lucha brutal por el territorio. También operan en la zona exmiembros de las Farc que formaron un nuevo grupo armado. Los grupos armados han cometido numerosos abusos contra civiles, incluidos asesinatos de niños, desapariciones, violencia sexual, reclutamiento infantil y desplazamiento forzado. También han plantado minas antipersonales e intentado controlar a la población por medio de amenazas, incluso contra líderes comunitarios y defensores de derechos humanos. Algunos de ellos han sido asesinados”.

Del informe citado llama la atención el dato relacionado con la presencia de un número alto de venezolanos en las cabeceras de Ocaña, Tibú, Ábrego y Sardinata. Dato tomado, según el mismo informe, de la Agencia Humanitaria de Naciones Unidas-OCHA. Al remitirme a tal fuente encontré que la agencia mencionada refiere que Migración Colombia registra 167.958 migrantes venezolanos en el primer trimestre de 2019 -hoy la cifra es más alta- en Norte de Santander, de los cuales al menos 25.000 se encuentran en la región del Catatumbo, expuestos a escenarios de múltiple afectación por su condición migratoria, la persistencia del conflicto armado y los desastres naturales de origen hídrico.

También agrega que el Eln y el Epl realizan control migratorio en las “trochas” para limitar la movilidad en el territorio y el acceso al trabajo, lo que ha generado conflictos con las comunidades por la competencia laboral y el fenómeno de la delincuencia, que ha afectado su seguridad e integridad física. Así mismo, se calcula que un 46% de la población proveniente de Venezuela es menor de edad. Lo anterior significa que esa información estadística Human Rigths Watch la toma de OCHA y esta agencia, por su parte, la toma de Migración Colombia.

La circunstancia de conocer de tiempo atrás los municipios que conforman la región del Catatumbo y de hacerle seguimiento a la crisis humanitaria que allá se vive me permite sostener que la población migrante de Venezuela ahí asentada no hace parte, en términos estrictos, de la confrontación armada que se vive por el control de los territorios que ocupaban las Farc, lo que ha ocasionado la crisis humanitaria de las proporciones que describen los informes citados.

Los migrantes que se han instalado en los municipios referidos lo que buscan es ganarse la vida en el comercio informal, en los almacenes, los restaurantes, las peluquerías y en oficios domésticos, entre otros. Muchos de ellos son miembros de núcleos familiares que se habían establecido en Venezuela y que han retornado al país por las difíciles condiciones económicas y sociales que afronta la hermana República, sin dejar de reconocer que integrantes de esta población están siendo victimizados, discriminados y explotados; ello a pesar de los esfuerzos que se adelantan por brindarles atención humanitaria. Se debe destacar la reglamentación que se ha expedido para que los niños, hijos de migrantes venezolanos, obtengan la nacionalidad colombiana y, con ello, puedan acceder a la oferta social del Estado.