Diario del Cesar
Defiende la región

Recluso negó haber asesinado a otro interno en ‘La Tramacúa’

253

Pese a las pruebas que lo señalan como responsable de matar a un compañero de prisión hace pocos días, al interior de la Cárcel de Alta y Mediana Seguridad de Valledupar, conocida como ‘La Tramacúa’, Ernesto Antonio Villareal Córdoba se declaró inocente ante la justicia.

Ello sucedió en medio de la audiencia de formulación de imputación que se efectuó en su contra frente al Juzgado Primero Penal Municipal con Funciones de Control de Garantías, en la que la Fiscalía 14 Seccional URI de esta capital le endilgó cargos como presunto autor del delito de homicidio agravado, al que no se allanó.

Según lo indicado por el ente acusador, Villareal Córdoba, quien purga una condena de 41 años en el establecimiento penitenciario, le habría propinado una mortal herida a puñal a Robert Deniro Jiménez Jiménez, de 27 años, conocido como alias ‘Robert’ o ‘El Samario’, cuando supuestamente, ambos sostenían una riña ocurrida el pasado 14 de agosto.

Al parecer, aproximadamente las 2:14 p. m. se escuchó una alteración de orden interno en el pabellón número dos, por lo que inmediatamente uno de los dragoneantes del Inpec se dirigió a ese lugar y al entrar, observó que el recién mencionado presentaba una herida sangrante a la altura del cuello. Por ello, inmediatamente fue sacado hacia el área de sanidad para que le prestaran la atención médica especializada y posteriormente fue trasladado al hospital Rosario Pumarejo de López, en donde falleció.

LA CAPTURA

“El funcionario pidió apoyo a la guardia disponible teniendo en cuenta que estaban agrediendo a Ernesto Villareal con elementos contundentes, como palos, piedras y botellas, por otros presos que lo señalaban de haber ocasionado la herida con un puñal de fabricación carcelaria al hoy occiso. Inmediatamente, también lo sacaron para evitar que ocurrieran las alteraciones internas y luego este hace entrega de un arma corto punzante que llevaba en su mano derecha, con la que al parecer, hirió al otro interno”, dijo la Fiscalía.

También precisó que Jiménez Jiménez pereció debido a que la herida le afectó la vena yugular. Este pagaba una pena de 45 años por su participación en el ataque criminal que le costó la vida las hermanas Yorleidis y Suney Prada Benítez, que se registró en el municipio de Malambo (Atlántico), tras la explosión de bomba molotov.

Posteriormente, el tribunal decidió imponerle una nueva medida de aseguramiento en establecimiento carcelario al considerar que representa peligro para la sociedad y sus antecedentes judiciales, dado que actualmente está preso por haber matado a puñaladas a sus jefes Jeny Mercedes Cabarcas y Jorge Ernesto Sierra Cabarcas, madre e hijo, en hechos ocurridos el 3 de septiembre del 2011 en Cartagena, porque lo sorprendieron robándose el dinero de una caja registradora del restaurante en el que trabajaba.