Diario del Cesar
Defiende la región

Se fue el ángel de los niños en Valledupar

238

POR: NINOSKA REYES URDANETA

Los niños son como una tenue caricia del aliento de Dios, que llena y hace olvidar el cansancio y la angustia. Trabajar con niños es una labor amorosa, que requiere no solo de estudio y conocimiento, sino también de mucha intuición que involucra además la preocupación y el futuro de sus padres y toda la familia. Así era el lema del médico pediatra, Alberto “Tico” Aroca Saad, quien por más de 30 años se dedicó al cuidado de los infantes a través de una profesión que amó hasta el final de sus días.

Inesperadamente partió de esta vida, se fue el ángel de los niños de Valledupar y del departamento del Cesar, así lo bautizaron pacientes y allegados a él.

Siempre se preocupó por el bienestar de los niños, además de participar en las iniciativas de la Sociedad Colombiana de Pediatría. “Era un médico dedicado y abnegado. Atendió a la población infantil de la región del Cesar y La Guajira, por lo tanto es una pérdida irreparable y difícil de entender”, afirmó el secretario de Salud departamental, Jorge Juan Orozco.

Alberto Aroca Saad, de 61 años de edad, laboraba en distintos centros de salud de la capital del Cesar, era miembro y directivo de la Clínica Valledupar y su consultorio, ubicado en el Centro de Especialistas Galeno, era abarrotado a diario por los pequeños pacientes. Fue el primer neonatólogo en la capital del Cesar y formó parte de la directiva regional de la Sociedad Colombiana de Pediatría.

“Era un gran ser humano, además de ser colega, fue un destacado empresario del Cesar y miembro activo de la Junta Directiva del Valledupar F.C. desde el 2015. También fue gallero del Coliseo Gallístico Villa Yaneth y amigo de todo el que lo necesitaba, ya que su capacidad de nobleza le permitía tocar los corazones de cualquier vallenato”, afirmó Orozco, al recordar los momentos que compartió con Aroca.

Alberto Aroca era propietario de la Estación de Servicio CodiGuatapurí y era casado, desde hace 29 años, con la presidenta de la Federación Nacional de Distribuidores de Combustibles y Energéticos, Fendipetroleo en el Cesar, María Fernanda Mejía, con quien tuvo a sus hijos Alberto Mario y Juan Sebastián, médico y administrador de empresas, respectivamente.

Se graduó de medicina en la Universidad Javeriana y en el Hospital Militar Nueva Granada obtuvo la especialización en pediatría.

Sandra García, presidenta de la asociación colombiana de pediatras capitulo Cesar, dijo a través de sus redes sociales que Aroca “sacó adelante a muchos niños prematuros. Su consultorio siempre estaba lleno y con su teléfono abierto a quien lo necesitara”.

SE NOS FUE EL ÁNGEL

Violeta de Rivero dio gracias infinitas al doctor por su dedicación al cuidado de sus hijos. “Tengo un niño de siete años y uno de dos, su vida y salud se la encomendé siempre mi gran doctor. Era humanitario y dedicado a sus pacientes”, dijo.

La misma apreciación la tiene Marcia Alarcón quien aseguró que prácticamente él era el ángel de los niños en esta ciudad, ahora desde el cielo los cuidará y se convertirá en su protector. “No hay cabida para entender tan irreparable pérdida”, afirmó esta docente cuyos hijos fueron atendidos por el pediatra “Tico” Aroca.

En las redes sociales también se mostraron expresiones de dolor y solidaridad por parte de padres cuyos hijos pasaron por las manos de este médico.

@samiruribe7: “Infinitas gracias Dr. Tico Aroca por siempre atender a mi hijo, Dios lo tenga en su santo reino…”

@ccampocuello: “Hoy este mensaje expresa todo mi amor y el de mi familia por alguien que construyó siempre los mejores momentos de nuestros corazones. Tico, tu Don de servicio hoy será de gozo en el cielo, tu ejemplo, para todos los que te conocimos,  un verdadero apostolado de amor por los demás”.

@mariaicampoc: “Asesinaron a nuestro amigo, nuestro médico, nuestro apoyo. Un hombre bueno, gentil, siempre dispuesto a ayudar. Mi socio en sacar a Pablo adelante. El que me daba fuerzas y se sentía orgulloso de sus avances. Tico Aroca descansa en paz, yo tengo el corazón roto”.