Diario del Cesar
Defiende la región

Chiriguaná retoma competencias administrativas para las obras de agua y saneamiento básico

411

El alcalde  de Chiriguaná, Eduardo Esquivel, recibió de parte de la Secretaría de Hacienda Departamental la certificación que le permite retomar la administración de los recursos para la ejecución de obras de agua y saneamiento.

POR:
NINOSKA
REYES URDANETA

Con la Ley 1977 de 2019, la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios dejó de ser competente para la certificación de municipios y distritos frente al manejo de los recursos para obras de agua y saneamiento básico. En tal sentido, el municipio de Chiriguaná, departamento del Cesar, recibió la certificación para hacer manejo de los recursos  del Sistema General de Participaciones.

La información fue confirmada por el alcalde Eduardo Esquivel, quien recibió el aval por parte de la Secretaria de Hacienda Departamental, Bonnie Carolina Rodríguez; hecho de calificó como un logro para el municipio que está a la espera de mejorar el sistema de agua de potable para la comunidad.

Manifestó el alcalde Esquivel que inicialmente esta entidad estaba certificada y desde hace poco le fue quitada la asignación en estos dos renglones tan importantes como lo son el agua y saneamiento. “De inmediato el equipo de gobierno inició los trabajos para corregir los motivos de la suspensión y tras varias reuniones en Bogotá se detectó que habían falencias en un acuerdo municipal en cuanto al tema de estratificación. Se hicieron los ajustes y se presentó nuevamente al Consejo Municipal para su aprobación”.

En tal sentido, la Superintendencia de Servicios Públicos dio el visto bueno y el municipio recibió la información oficial de la recuperación de la certificación por parte del gobierno departamental.

TECNIFICAR LA UNIDAD DE SERVICIOS

De esta manera el municipio de Chiriguaná vuelve a manejar los recursos del sistema general de participación en lo que tiene que ver con agua potable y el tema tarifario. “El objetivo fundamental es entrar a operar el nuevo sistema de acueducto de  la entidad, que ya tiene para aportar 24 horas de servicio deagua potable a la comunidad. Hoy Chiriguaná tiene el servicio de agua por gravedad, se puede operar sin electricidad, sin embrago, nos toca avanzar en el tema de la operación. La Unidad de Servicios Públicos no tiene la capacidad técnica, por lo que la meta es buscar asesoría y tecnificar la dependencia municipal para que opere el servicio de agua en la entidad”, dijo.

Por su parte, Juan Gabriel Vélez, gerente de Servicios Públicos de la Alcaldía de Chiriguaná, la meta es seguir dándole cumplimiento y continuidad de los servicios en el municipio. Se está trabajando con el apoyo de Aguas del Cesar para las gestiones técnicas y administrativas para alcanzar los objetivos asignados por la Superintendencia de Servicios y así seguir adelante con la certificación.

Desde el 24 de julio, fecha de entrada en vigencia de esta norma que modifica el artículo 4 de la Ley 1176 de 2007, el gobierno eliminó la etapa de revisión de los requisitos que estaba a cargo de la superintendencia.

La Ley 1977 de 2019 señala que los alcaldes de los territorios que no contaban con la certificación deberán definir un plan de gestión de acuerdo con parámetros establecidos por el Ministerio de Vivienda Ciudad y Territorio, en un plazo de seis meses, contados a partir de la expedición de la norma. Estos planes serán revisados por los departamentos que deberán priorizar aquellos municipios con altos niveles de riesgo en la calidad del agua para el consumo humano.

La nueva ley mantiene la obligación de los prestadores de reportar al Sistema Único de Información – SUI, administrado por la Superservicios, la información relacionada con cobertura y calidad de la prestación del servicio, tarifas, aplicación de las normas sobre calidad del agua para consumo humano, y demás indicadores requeridos por la regulación del sector, para asegurar la adecuada prestación del servicio.

“Con este cambio en la legislación, la Superservicios puede enfocar al equipo de trabajo que tenía a su cargo el trámite de certificación a las funciones prioritarias de inspección, vigilancia y control de la prestación de los servicios públicos de acueducto, alcantarillado y aseo. Los trámites que teníamos en curso quedan finalizados en el estado en que se encontraban; y, por disposición de la norma, los municipios que no recibieron certificación de la superintendencia, reasumen la administración de los recursos del Sistema General de Participaciones para Agua Potable y Saneamiento Básico que se encontraban bajo responsabilidad de los departamentos”, manifestó la superintendente, Natasha Avendaño García, a través de un boletín de prensa.