Diario del Cesar
Defiende la región

Festival de la Quinta apostó al emprendimiento durante el fin de semana en Valledupar

237

Espacios coloridos, llenos de historia y talento, mostró el Festival de la Quinta, en su tercera versión, este fin de semana en Valledupar./RICHARD DANGOND

POR:
NINOSKA
REYES URDANETA

Como una muestra de que el emprendimiento es una de las alternativas para mejorar la economía local, el Festival de la Quinta en su tercera temporada, fue el escenario para que más de noventa pequeños comerciantes dieran a conocer su potencial en un espacio mágico, histórico y cultural que engalanó la ciudad de Valledupar durante el fin de semana.

Artesanías, gastronomía, música y una calle llena de historia y color; fue el ambiente perfecto para que cientos de vallenatos acudieran el fin de semana a la actividad que se conjugó con la presentación de agrupaciones musicales en vivo y atracciones para los más pequeños de la casa.

Tuvo su epicentro en la carrera 5 en el centro histórico de Valledupar. Desde la entrada se observaron los stands de lado y lado, mientras los visitantes atendían a las atracciones ofrecidas para conjugar un ambiente familiar y recreativo que fue el punto de atención en la ciudad durante dos días.

Comentó una de las organizadoras de evento, Cristina Zapata, que la opción fue la mejor para las familias vallenatas. La masiva presencia de emprendedores permitió demostrar que en esta ciudad el potencial es grande, además de una agenda musical y cultural para el gusto de todos. “Los emprendedores hicieron un esfuerzo por estar en el festival y los habitantes de Valledupar disfrutaron de los espacios como se esperaba.

Participaron en el festival 14 estands institucionales, 27 de accesorios y bisutería, dos de lácteos, uno de decoración, tres de arte y cultura; belleza, calzados, jardinería y víveres, manualidades y turismo. También diez de gastronomía y dulces. En total fueron 99 distribuidos en distintas actividades.

Los niños también tuvieron un espacio, y es que la Biblioteca Departamental “Rafael Carrillo Lúquez” protagonizó actividades de lectura para los más pequeños. También participaron el Ejército y la Fundación Uraku para la Protección y Conservación de los Recursos Naturales.

“Buscamos que gente se sorprendiera con la experiencia, fue un festival que se vivió y se sintió mucho más. Las marcas y las expresiones artísticas cautivaron a todos. Había que poner en el ojo de afuera que Valledupar es una despensa de empresarios y de gente con muchísimo talento”, explicó Zapata.

El día sábado se contó con una agenda musical en la que participaron la Orquesta de la Cámara de la Fundación Filarmónica del Cesar, el grupo de teatro La Terraza del SENA, el cual mostró la obra  Culebra Cascabel, bajo la dirección de Luis Díaz. Además de agrupaciones de danzas y desfiles de moda.

También se presentaron las agrupaciones musicales Anómalos, banda La Tropa, Veneno Rock Band, Monofónico y Arde Pueblo.

Ayer se cerró el festival con las agrupaciones Elekua, Cabalop, The Majeens Band, Cris Off Erin, Bandera Canta, SR Gustavo y Dre.

UNA GRAN OPORTUNIDAD

Samir Bracho, diseñador, manifestó que el festival permitió más que vender lo que se mostró, posicionar y ofrecer los productos con calidad local.

“Fue una gran oportunidad para los emprendedores de enseñarle a los vallenatos que aquí se hacen productos con calidad de exportación”.

María Gómez, artesana, llegó al festival con una colección de bolsos y calzados hechos a mano con la tendencia de fibra y nylon de plástico. “En Valledupar hay talento y muchas ganas de trabajar; el emprendimiento es la opción”.

María Angélica Peña acudió con su familia al festival y se mostró sorprendida al ver tanto emprendimiento en la ciudad. “Fue una opción inigualable, un espacio para disfrutar en familia y una manera de resaltar la cultura de los vallenatos”, dijo.