Diario del Cesar
Defiende la región

Tratando de mediar en una riña, resultó muerto a puñal

240

Álvaro Luis Hoyos Castelar, de 22 años, murió poco después de ser apuñalado en el tórax por un desconocido cuando trataba de terminar en paz una riña que sostenía con otro sujeto al interior de un estanco, en un corregimiento del municipio de La Jagua de Ibirico.

En hechos que son investigados por las autoridades resultó muerto un joven de 22 años, que intentando calmar los ánimos con la persona con la que había estado peleando acaloradamente, y terminó gravemente apuñalado por otro sujeto. Todo ello ocurrió al interior de un establecimiento público del corregimiento Las Palmitas, situado en jurisdicción de La Jagua de Ibirico, en el centro del Cesar.

Se trata de Álvaro Luis Hoyos Castelar, quien recibió una herida con arma corto punzante a la altura del tórax cuando, según lo informado por las autoridades, departía en un estadero y en medio del calor de los tragos, empezó a reñir con otro hombre por razones que son materia de investigación.

No obstante, pasado poco tiempo desde que empezaron a enfrentarse, habría tratado de apaciguar la situación y calmar los ánimos que se habían generado por la discordia, y repentinamente fue agredido por un tercero, quien usando un cuchillo, le asestó la mortal puñalada.

Mientras el agresor huía, las personas que acompañaban a Hoyos Castelar lo condujeron tan rápido como pudieron, por sus propios medios, al Hospital Jorge Isaac Rincón Torres, pero para el momento de su llegada ya no contaba con signos vitales.

“Es un caso de intolerancia que lamentablemente enluta a nuestro municipio. Dos personas que bajo la ingesta de bebidas embriagantes terminan discutiendo y posteriormente agrediéndose entre ellos. Un tercero ingresa a la riña y termina quitándole la vida a una de esas personas. Estamos haciendo las investigaciones correspondientes para determinar la identidad y el paradero del agresor”, dijo el comandante de la Estación de Policía de La Jagua de Ibirico, capitán Edwin Celis.

Hasta el centro asistencial se movilizaron varios funcionarios del Cuerpo Técnico de Investigación, CTI, de la Fiscalía, para realizar la inspección técnica al cadáver que luego fue conducido a la morgue del Instituto de Medicina Legal en Valledupar, para que allí le practicaran la necropsia de rigor.

Sobre la víctima se conoció que fue soldado del Ejército Nacional y era padre de un menor.