Diario del Cesar
Defiende la región

Asesinado a bala porque no quiso pagar la cuenta

303

Jhonys Alfredo Maestre Jaramillo, de 27 años, murió luego de que le propinaran dos disparos en medio de una riña ocurrida frente a un estanco ubicado en la invasión Altos de Pimienta, al noroccidente de Valledupar.

Un hecho de intolerancia le costó la vida a un joven de 27 años, quien resultó herido a bala en medio de una riña que se registró frente a un establecimiento comercial ubicado en la invasión Altos de Pimienta, al noroccidente de Valledupar.

Se trata de Jhonys Alfredo Maestre Jaramillo, quien fue impactado con un arma de fuego en el tórax y en el cuello, este último disparo con un orificio de entrada y de salida, cuando al parecer, peleaba acaloradamente con otro sujeto por el pago de la cuenta del lugar donde había estado bebiendo, sobre la calle sexta del mencionado sector.

“Estamos averiguando de que se trató. Nos informaron que se había presentado una riña frente de un estanco pero no sabemos con quién estaba peleando ni nada al respecto. Inicialmente habían dicho que todo fue porque no quiso pagar una cuenta en un negocio, que se iba a ir sin pagar y eso generó una riña. Luego lo dejaron en el hospital”, explicó el comandante del Primer Distrito de Policía del Cesar, jurisdicción Valledupar, coronel Wilson Pedraza.

De acuerdo a lo indicado por testigos del hecho, al ser baleado, sus acompañantes lo condujeron en una motocicleta marca Suzuki color rojo, de placas PWB34B, hacia el hospital Eduardo Arredondo Daza con sede en La Nevada, para que fuera atendido por los galenos de ese lugar. Sin embargo, dicho vehículo terminó incinerado algunas calles antes del centro asistencial por motivos que también son investigados por las autoridades.

“Presuntamente unos amigos lo llevaban en esa moto pero como que se les apagó más adelante y entonces lo subieron en otra, y quemaron la que no les funcionó. Un testigo dice que ahí iban con el herido, tres personas, y como no les prendió más, le quitaron la manguera de la gasolina y ellos mismos le echaron candela. De esa no aparece dueño, no se sabe porque la tenían ellos ni de quien es, pero estamos verificando esa información con los documentos del registro. Tampoco figura reportada ni como robada”, señaló el oficial.

Entre tanto, al recibir la atención primaria de los médicos del llamado ‘hospitalito’, el joven tuvo que ser remitido al Hospital Rosario Pumarejo de López dado su complejo estado de salud. Sin embargo, a su llegada a ese centro asistencial, los especialistas que lo atendieron indicaron que presentaba un cuadro de muerte cerebral dado que el balazo que recibió en el cuello le causó complicaciones severas y minutos más tarde, falleció.

Tiempo después de que fuera confirmado su deceso, miembros de la Seccional de Investigación Criminal, Sijín, de la Policía del Cesar, se trasladaron hasta ese claustro médico para efectuar la inspección técnica al cadáver, que posteriormente fue llevado a la morgue de Medicina Legal de esta capital, a fin de que le practicaran los correspondientes exámenes forenses.

Allí era esperado por sus familiares, quienes prefirieron guardar silencio y no entregar declaraciones a la prensa. No obstante, las autoridades indicaron que el hoy occiso presenta dos anotaciones como víctima por los delitos de lesiones personales y falsedad en documento privado.

“Hasta el momento no tenemos algún indicio por el hecho ni un sospechoso claro. Estamos verificando el tema de la riña por la venta que supuestamente esa persona no quiso pagar”, puntualizó el uniformado.