Diario del Cesar
Defiende la región

Dos militares del Batallón La Popa condenados por ‘falsos positivos’

35

A 30 años de prisión fueron condenados dos uniformados del Ejército Nacional que estaban adscritos a la Décima Brigada Blindada, Batallón La Popa, de Valledupar, tras ser hallados responsables de un caso de ‘falsos positivos’ en el que resultaron muertos cuatro civiles a los que hicieron parecer como miembros de las Farc.

Se trata del teniente del Ejército Wilmer Acosta Vela y el soldado Orley Gutiérrez Cabrera, a quienes la Fiscalía 67 Especializada de la Unidad Nacional de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario los acusó penalmente como coautores de los delitos de homicidio agravado y concierto para delinquir agravado, mediante acta de formulación de cargos para sentencia anticipada, celebrada el 29 de julio de 2016.

No obstante, la sentencia se libró solo por el primer punible, ya que para el otro, el juzgado decretó la nulidad, dado que no se constató que hubieran planeado el crimen o que incurrieran nuevamente en conductas similares.

Lo anterior aduce a los hechos en los que perdieron la vida José Nain Contreras, Bayron De Jesús Manjarrez Ustáriz, Wilson Alexander Gómez Osorio y otro individuo que aún no ha sido identificado, ocurridos el 24 de febrero de 2006 en la vereda El Cinco, jurisdicción del municipio de Manaure (Cesar), cuando militares de la Contraguerrilla Bombarda 3, al mando del primer condenado mencionado, en cumplimiento de la operación Flamante que se desarrolló conjuntamente con tropas de la contraguerrilla Guajiros 2 de la Fuerza de Reacción Divisionaria (Fured), a la que pertenecía el segundo, en un supuesto combate dieron de baja a cuatro personas a las que señalaron como integrantes del frente 41 de las FARC. Sin embargo, posteriormente se demostró que las víctimas eran ciudadanos comunes y no conformaban ninguna agrupación subversiva.

“Con los medios de prueba se comprobó que estas personas fueron asesinadas con proyectil de arma de fuego en un supuesto combate quenunca existió, y que lo que se trató por parte de las tropas del Ejército a las que pertenecían los procesados, fue mostrar un falso positivo. lo que constituye, de acuerdo a la doctrina de los autores, una verdadera ejecución extrajudicial Desde esta óptica, no cabe duda que el delito existió, pues se le quitó la vida a cuatro seres humanos sin ninguna clase de justificación legal”, dijo el juez al leer su sentencia.

El ente acusador dijo que la trayectoria de disparos por sí sola es contundente al momento de descartar la versión de un presunto combate como lo afirmaron los uniformados.