Diario del Cesar
Defiende la región

Un bajón de azúcar mandó al hospital a Yader Romero

175

Por WILLIAM ROSADO RINCONES

Yader Romero, vocalista del Grupo Kvrass, tuvo que ser recluido en una clínica de Valledupar luego de sufrir una crisis glicémica producto de la ingesta de un medicamento sin prescripción médica, lo que le afectó su sistema sanguíneo, debido a que es paciente diabético.

El episodio sucedió por la irritación de sus cuerdas vocales  después de un intenso trabajo en días pasados, el vocalista quiso aliviar el dolor, comprando unos productos que al ingerirlos le produjo una reacción que, terminó alterando su glicemia, por lo que tuvo que ser hospitalizado de urgencias.

Para nadie es un secreto la vulnerabilidad de los cantantes vallenatos en su aparato fonético luego de que deben cumplir intensas jornadas de trabajo que incluyen seis y hasta ocho presentaciones en un fin de semana.

Recientemente se han conocido los casos de Ana del Castillo que se quedó sin aire en una presentación en Fundación, Magdalena; ‘El Mono’ Zabaleta, quedó sin voz en Santa Marta. Otros han tenido que someterse a operaciones quirúrgicas para superar algunos quistes o masas que se alojan en sus gargantas producto de su actividad, así le ha pasado a Miguel Morales, Jean Carlos Centeno, y Diego Daza.

Algunos artistas vallenatos se automedican para aguantar el ajetreo, es común que para aclarar la voz se inyectan sin ningún control, a muchos les funciona momentáneamente pero, eso es irregular y puede desencadenar en un mal mayor posteriormente.

Es recomendable que los manejadores de estas agrupaciones no los saturen de presentaciones y dedicar una temporada para el descanso, pues no solo ellos sufren el cansancio, lo músicos acompañantes también, especialmente los cajeros que deben golpear con fuerza sus cajas, por eso la gran mayoría aparecen con los dedos vendados.

Antes del cierre de esta edición, el cantante Yader Romero, una de las cotizadas voces de Kvrass que por estos días estrenan el tema, ‘Tú me Subes’ grabado con Silvestre Dangond, aún permanecía en observación, dada el alza del azúcar en la sangre por ser paciente diabético, de ahí que deberá cumplir una dieta para que pueda sortear esa enfermedad que requiere la ingesta o aplicación de insulina.

No se sabe cuántos días darán de incapacidad pero la recomendación sí es precisa, no ingerir medicamentos por su cuenta, especialmente cuando se padece un mal como la diabetes que requiere de cuidados especiales.

En estos tiempos modernos es afortunadamente viable el control de tales anomalías tras chequeo o exámenes especializados, lo que no ocurría en el pasado, cuando casi todos los acordeoneros de la primera generación del folclor, murieron por afecciones cardiacas, producto del extenso consumo de licor y comidas en las babilónicas parrandas que eran el escenario natural de esa camada de músicos.

Coincidentes en este sentido, fueron los padecimientos y posterior muerte de Alejandro Durán, Colacho Mendoza, Alberto Pacheco, Julio de la Ossa, Luis Enrique Martínez, Juancho Polo Valencia, Enrique Díaz, entre otros, los que fallecieron por problemas cardiacos al no existir los planes médicos de hoy en día.

Sin embargo, en una época más moderna, Diomedes Díaz, “prácticamente se dejó morir”, dicen los especialistas, porque era reacio a los tratamientos, terminó siendo un esclavo de medicamentos para el control de problemas asmáticos  y cardiacos, luego de haber sido operado de corazón abierto, los que a veces suspendía para darle rienda suelta a sus bacanales.

Por su parte, Jorge Oñate, Poncho Zuleta, Beto Zabaleta, Farid Ortiz, han tenido episodios de hospitalización, pero son más juiciosos en ese parecer porque saben que, los años no pasan en balde.