Diario del Cesar
Defiende la región

Condenaron a alias ‘Hernán’ por delitos de lesa humanidad

176

El exparamilitar de las AUC Juan Carlos Buelvas Osuna, conocido con los alias de ‘69’, ‘Hernán’ o ‘Yaca’, fue condenado a 24 años de cárcel por los crímenes de cuatro campesinos de zonas rurales de Pailitas y por la desaparición de otros seis, ocurridos en medio de acciones criminales de un grupo de integrantes del bloque norte de ese grupo subversivo.

Una condena de 24 años de prisión y una multa de 12.420 salarios mínimos legales mensuales vigentes para el 2004, fue la que recibió un exintegrante de las Autodefensas Unidas de Colombia, AUC, conocido con los alias de ‘69’, ‘Hernán’ o ‘Yaca’, por parte del Juzgado Único Penal del Circuito Especializado de Valledupar, tras hallarlo culpable de la muerte de cuatro campesinos de Pailitas y la desaparición forzada de otros seis, en zona rural de esa población.

Se trata de Juan Carlos Buelvas Osuna, quien obtuvo la sentencia anticipada mediante la aplicación de la ley 600, tras allanarse a los cargos que le formuló la Fiscalía 44 Especializada de la Unidad Nacional de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario de Bucaramanga, como presunto coautor de los delitos de homicidio en persona protegida, desplazamiento forzado de población civil, tortura en persona protegida, actos de terrorismo, desaparición forzada y concierto para delinquir agravado.

Según lo indicado por el ente acusador, el señalado fue uno de los paramilitares que el 31 de agosto de 2004 incursionaron de forma violenta en al menos cuatro veredas situadas en jurisdicción del mencionado municipio, y sometieron a crueles torturas a los lugareños Aurelio Suárez, Abdulio Ballena, Said Galves y Reinel Sánchez, quienes terminaron muertos por sus acciones criminales; mientras que retuvieron y desaparecieron a Daniel Montejo, Diva Rosa Montejo, Hernán Ellez, Eduvina Pineda, Iván Pineda, Marlene Herrera Y Eulalio Montejo.

Mencionó además que el grupo subversivo también saqueó las casas de los habitantes de esos sectores, incendiaron la escuela de la vereda Guarumeras, hurtaron ganado vacuno y mulas de carga de frijol, provocando con sus actos el desplazamiento de aproximadamente cincuenta familias, hacía las zonas altas de la Serranía Los Motilones.

LA ACUSACIÓN

“A juzgar por las evidencias que obran en la actuación procesal, los acontecimientos fácticos que se investigan ocurrieron entre el 30 de agosto y 6 de septiembre de 2004, cuando un grupo de integrantes de las Autodefensas Unidas de Colombia del Bloque Norte, fuertemente armados, incursionaron en las veredas Bobalí, Quebrada Chiquita, Guarumeras y Villa Nueva; término durante el cual impidieron la libre circulación de los habitantes de esos sectores, privaron arbitrariamente de la libertad a un número plural de personas, quienes luego fueron sometidos a torturas o graves tratos crueles e inhumanos o degradantes. Desaparecieron un número plural de personas entre estos al señor Luis Daniel Montejo Bonet, se apoderaron de ganado vacuno, porcino, aves de corral, mulas, productos agrícolas, ropa, víveres; asesinaron previa reducción a un estado de indefensión a los integrantes de la población civil Said Galves Argota, Obdulio Ballena Villegas, y Reinel Santos Garavid.

En la menos cruel de las situaciones, las víctimas fueron sometidas a graves torturas psicológicas al presenciar las ejecuciones de sus consanguíneos y conocidos, además de que fueron constantemente amenazadas de muerte y al prever su fatal destino, produjeron el desplazamiento forzado de población civil, que se concretó en diecinueve familias”, indicó el ente fiscal en su formulación de cargos.