Diario del Cesar
Defiende la región

´Cada vez que intentaba gritar, él amenazaba con apuñalarme´

247

Los testimonios de la antropóloga que denunció haber sido violada el pasado enero en territorio indígena del municipio de Pueblo Bello, norte del Cesar, dieron inicio al debate probatorio del juicio oral que se adelanta en contra del arhuaco Arnulfo Andrés Mejía Arias, que presuntamente, sería el autor de dicho vejamen.

El relato de la mujer fue escuchado durante la audiencia que se llevó a cabo ante el Juzgado Primero Penal del Circuito con Funciones de Conocimiento de Valledupar, en donde la Fiscalía 13 Seccional Caivas acusó penalmente al joven de 20 años como supuesto responsable del delito de acceso carnal violento, al que no se allanó, por lo que habría sucedido el 6 de enero del 2019 en el resguardo Jewrwa, en la mencionada población. En la diligencia también se llevó al estrado a un perito judicial que actuó como testigo del ente investigador.

Según la denuncia de la presunta agraviada, la violación se produjo luego de que esta llegara en compañía de varios compañeros a hacer un trabajo de investigación en Nabusimake, como parte de un proceso de fortalecimiento etnoeducativo basado en un proyecto sobre artesanías indígenas, financiado por Colciencias.

LO QUE DIJO

“Esa noche me encontraba en una reunión (con la comunidad indígena) porque a mi compañera y a mí nos había invitado una de las habitantes. Como a las 11:30 p. m., la mujer me atacó, me tomó del pelo y me arrastró por el piso; la gente que estaba ahí me soltó de las manos de ella y me entregó a una persona que después identificaron como Arnulfo Andrés Mejía Arias. Cuando me golpearon perdí el conocimiento y luego me desperté, corriendo muy asustada porque nunca en mi vida había tenido una pelea con nadie, y menos de ese modo. Recuerdo que nos fuimos hacia unos cafetales y ahí es donde él me empieza a decir que su hermana me va a matar, que es muy peligrosa, que está loca y yo me asusté más”, explicó la presunta víctima sobre los hechos que antecedieron al supuesto abuso.

Mencionó además que ante el temor que le produjeron sus palabras, le dijo al indígena que le creyera cuando le indicaba que ella no le había hecho nada a la mujer que la agredió y que la protegiera, confiada en que él la cuidaría.

“Estábamos agachados, porque él me decía que nos teníamos que esconder, y de un momento a otro, él se voltea hacia mí y me repitió ‘te voy a violar’, empieza a tocarme, a intentar bajarme los pantalones. Yo traté de luchar y forcejear hasta que él no tuvo acceso. Yo seguí luchando pero después de eso, él pasa su brazo alrededor de mi cuello y me tapa la boca, tratando de asfixiarme y ahí perdí las fuerzas, no pude luchar más. Él logra bajarme los pantalones y penetrarme. Yo estaba muy asustada, todo estaba oscuro, estaba congelada. Cada vez que intentaba gritar, él amenazaba con apuñalarme; yo le pedía que no lo hiciera más, que pensara en que yo tenía familia y él me decía que me iba a llevar a su casa, pero después de que me violó, me llevó a la casa donde yo me estaba hospedando”, aseguró la antropóloga

Finalmente, acotó que en el camino, su presunto agresor le dijo que lamentaba la situación en la que se habían conocido, que desde el momento que la vio se había enamorado de ella y cuando estaban próximos a llegar al inmueble le pidió que no dijera nada.

OTROS DETALLES

De otro lado, en la diligencia también fue escuchado un miembro de la Policía Nacional que participó en el procedimiento de captura del sospechoso, quien mencionó que el mismo cabildo indígena fue quien lo entregó ante las autoridades al conocer lo que supuestamente había ocurrido.

Así las cosas, luego de que se rindieran los dos testimonios, el juzgado determinó que a las 9 a. m. del próximo 12 de septiembre serán presentados los cuatro testigos faltantes de la Fiscalía.

Algunos detalles de la investigación dan cuenta de que, al parecer, la indígena atacó a la antropóloga porque pensaba que esta última coqueteaba con su cuñado.