Diario del Cesar
Defiende la región

Con la muerte ‘Niña Ceci’ se va una parte de la historia del Festival Vallenato

247

Por WILLIAM ROSADO RINCONES

“A quien se le canta aquí

A quien se le dan las gracias

A los que vienen de afuera

O a los dueños de la casa”

Escuchar este verso en labios de una mujer de las más pura estirpe rola y esposa de un presidente de la República de Colombia, pareciera ser una utopía, pero era una de esas realidades que solo las podía hacer  la magia del vallenato a través del Festival de la Leyenda Vallenata que concentraba la más selecta colección de exponentes del acordeón, competencia además que,  tuvo para su creación el concurso de ese  mandatario que aunque bogotano, tenía un hilo de consanguinidad con una estirpe vallenata.

Desde la creación del Departamento del Cesar, Alfonso López Michelsen tendría la oportunidad de escuchar a Colacho y Escalona casi que a diario en el marco de la plaza que llevaba el nombre de su padre, ‘Alfonso López Pumarejo’ y donde habitaba ese primer gobernador que llegó prestado de la fría capital como el primer Gobernador del Cesar, y quien llegó enchufado para calentar el ambiente folclórico, al calor de un buen escocés.

Alfonso López, llamado cariñosamente ‘El Pollo’, no sintió la nostalgia de su gente porque se enroló al arrullo de canciones y el eco de los acordeones en las más finas y exquisitas parrandas que lo enamoraron de la tierra de su pariente, su abuela, Rosario Pumarejo de López, nativa de esta región. Los acordeones lo consintieron tanto, que fue uno de los pilares en la creación del Festival Vallenato.

Pero todo ese acople a esta tierra de López, no hubiese sido posible si no hubiera tenido una esposa que le acolitara toda esa bohemia provinciana, esa era Cecilia Caballero Blanco a quien cariñosamente le llamaban ‘La Niña Ceci’ quien se untó de pueblo y se convirtió en una obrera más del folclor, cantaba y bailaba vallenato, además, tuvo el honor de ser la primera Dama presidencial en lucir un vestido de pilonera luego de que su esposo, después de ser el primer Gobernador del Cesar, ganó las elecciones presidenciales en 1974. Desde entonces se convirtió en la principal inicialista del famoso  desfile, de piloneras que la da apertura al Festival Vallenato, herencia que le dejó a las esposas de los futuros presidentes.

Los pasos de ‘La Niña Ceci’ los siguieron varias primeras damas como Carolina Isakson de Barco, Ana Milena Muñoz de Gaviria, Jackelín Strauss de Samper y Nohora Puyana de Pastrana entre otras. Fue tanto el aprecio por Alfonso López y su amada Cecilia que, en varios temas musicales eran saludados y hasta un tema le compuso el juglar fonsequero Jesús Torres quien lo grabó con ‘Los Provincianos’ bajo el título de: ‘La Niña Ceci’

La noche del martes 13 de agosto murió esta dama de la sociedad bogotana, pero muy ceñida a la cultura vallenata, tanto así que, la Casa de la Cultura de esta ciudad lleva su nombre en honor a su apego por las tradiciones de esta tierra donde era común verla con una mochila arhuaca terciada.

A la edad de 105 años falleció en su finca de recreo en Anapoima.Cecilia Caballero Blanco nació el 30 de septiembre de 1913. Contrajo matrimonio con Alfonso López el 23 de octubre de 1938. Cuando visitaba Valledupar se hospedaba en la casa colonial de Hernando Molina Céspedes, en el marco de la plaza Alfonso López. Allí entabló una gran amistad con la Cacica Consuelo Araujonoguera.