Diario del Cesar
Defiende la región

Sigue la escalada violenta en cauca, secuestran y asesinan a un docente

91

Con el secuestro y asesinato del docente Orlando Gómez, de 48 años de edad, ya son cuatro los casos de muertes violentas de profesores este año en el Cauca, como fue denunciado por la Asociación de Institutores y Trabajadores de la Educación del Cauca, Asoinca.

“Alertamos a la comunidad, así como a las autoridades sobre los riesgos que enfrentamos los profesores
en esta zona del país, con el caso del amigo Orlando Gómez se demuestra que cada vez más los ataques
son directos y abiertos, que nos están matando sin piedad, entonces uno se pregunta si hay las garantías para ejercer la tarea de educar así como el derecho a la a movilización”, denuncia Fernando Vargas, uno de los representantes de Asoinca.

Y es que este último caso fue cruel, desde cualquier punto de vista: el rector de la institución educativa Agro Empresarial de Huasanó de Caloto fue abordado por sujetos a la salida del plantel educativo alrededor del medio día, y delante de estudiantes y comunidad, llevado a empellones hacia su carro.

“Los dos sujetos, de acuerdo con la versión de los testigos, portaban armas de fuego y obligaron al
profesor a subirse a su camioneta Tracker para después, en la misma, tomaron rumbo hacia Corinto, como
la gente se percató que esto era algo inusual, entonces alertaron a los demás profesores y luego a la
familia”, relataron por su parte amigos de la víctima que, por la violencia que se registra en el norte de Cauca, piden mantenerse en el anonimato.

Por eso, y al no obtener respuesta a las llamadas que le realizaban a su abonado telefónico, los familiares denunciaron el caso ante las autoridades, mientras que amigos y líderes sociales de Caloto salieron hacia la zona por donde condujeron a Orlando Gómez, quien era oriundo de La Merced, Caldas.

Así pues, se generó un operativo por parte de la fuerza pública y la búsqueda por parte de los amigos, la cual terminó cuando la comunidad del sector de El Jagual, zona rural de Corinto, confirmó la existencia de un cadáver en medio del césped: la ropa que portaba era la misma que la descrita por los seres queridos y compañeros cuando lo vieron por última vez con vida esa mañana de lunes.

En efecto, y luego que policías judicial llegara al sitio, se confirmó después el trágico final de este
docente, quien además era un promotor de ciclomontañismo entre los jóvenes campesinos de Caloto. “Los
bandidos optaron por matarlo al verse rodeados por las autoridades”, explican por su parte policías que
laboran en esta zona del departamento.

Tras conocerse la noticia, las reacciones no se hicieron esperar, más cuando en el norte del Cauca
atraviesa una intensa oleada de violencia, al punto que ya uno de los medios de comunicación
representativos de la zona recibió amenazas por parte de un grupo armado autodenominado Dagoberto
Ramos por su labor de informar.

En medio de las labores judiciales, las autoridades corroboraron que el docente Orlando Gómez fue
blanco de amenazas luego que tomara una serie de decisiones relacionadas con su cargo.

“Información aportada por algunos compañeros de trabajo apunta a que la comunidad del sector estaba
inconforme por las decisiones que había tomado el rector sobre el traslado de cinco docentes de este
centro educativo, este aspecto entra ahora como una línea de investigación de este caso”, indican por su parte funcionarios del CTI y de la Sijín asignados al caso.

Disidencias de las Farc amenazan a periodistas de Proclama del Cauca

Luego de esto, y tras la publicación de esta noticia, se confirmó las amenazas al equipo periodístico del periódico Proclama del Cauca, el cual circula mensualmente en esta zona del departamento mientras que a diario realizan publicaciones en su portal web.

“El equipo de periodistas de Proclama recibió una llamada desde el celular 3137167014 de alguien que se
identificó como el comandante del Grupo Armado Organizado Residual en el departamento del Cauca, en
la que nos amenazaban por “rebeldes”, al no asistir a reuniones con el supuesto movimiento armado y no
responder a “exigencias políticas, económicas y territoriales” que le demandaban”, denuncia el gerente de este medio de comunicación, Alfonso Luna Geller al exponer que las llamadas quedaron grabadas.

Agrega el periodista y empresario mediático que la labor de Proclama del Cauca es la de denunciar los
casos constantes hechos de violencia en la región, así como la llegada de grupos armados y la irrupción
del narcotráfico en los municipios como Santander de Quilichao, Caloto, Toribío, entre otros.

“Es preocupante porque estos hechos son una clara muestra del desafío de la criminalidad hacia el Estado colombiano, porque mientras estaba la ministra del interior en Popayán, secuestran al docente y luego lo entregan muerto, la verdad ya uno no sabe qué hacer, soy periodista desde hace cuarenta años y no puedo ahora aprender otra profesión”, agrega Luna Geller.

Ahora, estos dos casos se suman a las agresiones y amenazas de las comunidades indígenas el norte del
departamento, las cuales adelanta en Toribío los actos de despedida a los guardias Kevin Mestizo Coicué
y Eugenio Tenorio.

Por el momento, el secretario de gobierno del Cauca, Jaime Asprilla Manyoma, hizo el llamado a la
comunidad para que brinden información que permite la ubicación de los responsables de este hecho
violento.

“Hay una recompensa por información de los integrantes del Frente “Dagoberto Ramos“, quienes serían
los responsables de estos homicidios. Hemos dispuesto de 300 millones de pesos y vamos a proponer el
pago de hasta 20 millones de pesos por los cabecillas y 10 millones por los otros bandidos”, expresó el
funcionario.

Repartieron panfletos

Y en relación con la presión de los de actores armados a las comunidades indígenas, en el Resguardo de
Chimborazo, Morales, integrantes de una disidencia de las Farc autodenominada columna móvil Jaime
Martínez irrumpieron en una actividad escolar para entregar panfletos.

“Ellos mismos los entregaron, recorrieron toda la institución para hacer esto, todo el mundo leyó ese
mensaje de que ellos no van a permitir a los políticos realizar sus actividades en esta zona”, denunciaron integrantes de esta comunidad, asentada en el centro del Cauca.

POPAYÁN (Colprensa).