Diario del Cesar
Defiende la región

Hogar de paso permitirá caracterizar niños en condición de mendicidad

6

La utilización de niños para la mendicidad es un problema que invade las calles de Valledupar./RICHARD DANGOND

POR:
NINOSKA
REYES URDANETA

“El mejor medio de socorrer la mendicidad y la miseria es prevenirlas y atenderlas en su origen, y nunca se puede prevenir sino se proporcionan los medios para que se busque su subsistencia”. Este pensamiento de Manuel Belgrano sería la explicación a la iniciativa que durante los próximos días se materializará en Valledupar con la entrada en funcionamiento del hogar de paso que permitirá caracterizar a las familias dedicadas a la mendicidad con la presencia deniños por las principales calles de la ciudad.

En las esquinas de los semáforos, plazas, parques, zona comercial o cualquier rincón de la ciudad se observan a diario mujeres y hombres con niños en mano apelando a la solidaridad de los vallenatos. La mendicidad se sigue apoderando del municipio y los menores son el principal foco receptor de esta actividad.

Por tal razón, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF, en alianza con la Alcaldía de Valledupar, ya tiene listo el proyecto para la entrada en funcionamiento de un hogar de paso para empezar a atender esta situación que hoy día se agudiza ante la presencia de población inmigrante.

Rosember Alvarado, director encargado del ICBF en el Cesar, informó que ya se le otorgó licencia al operador que administrará el hogar de paso. En estos momentos se está a la espera de la firma del contrato con la Alcaldía para que se inicien las operaciones en el transcurso de este mes.

Alvarado explicó que este nuevo espacio permitirá alberga, durante ocho días, a las familias que se encuentren en la calle pidiendo limosna con los niños. El proceso consiste en focalizarlo, someterlos a un proceso de sensibilización y de indagación para determinar las causas por las cuales vulneran los derechos a los menores exponiéndolos a cualquier peligro en las calles. Será un lugar para 50 cupos rotativos y de atención a la familia.

En Valledupar ha sido imposible contabilizar la cantidad de niños en esta condición, por su constante movilización en varios puntos de la ciudad. Tampoco se han registrado denuncias sobre niños en alquiler para dedicarse a la mendicidad, tal y como ha ocurrido en otras ciudades como Bucaramanga, Cali y Santa Marta.

El director del ICBF afirmó que de comprobarse el alquiler de niños por parte de algún adulto, este debe ser judicializado porque esta acción es un delito, más no la mendicidad, tal y como lo establece la legislación colombiana.

EL DINERO CONDENA A LA MENDICIDAD

Alvarado destacó que en los próximos días se iniciará una campaña de sensibilización en distintos puntos de la ciudad, ya que la idea es evitar que las personas les den dinero a los niños, porque eso los condena a la mendicidad.

“Dándole monedas agudizamos el problema, y la idea es orientar a los padres a que no expongan a sus hijos a tal actividad, porque va en contra de los derechos universales de los niños. Haremos visitas a lugares ya identificados para sensibilizar a los adultos”, dijo.

También durante los últimos días se han abordado espacios donde se encuentran menores trabajando, sin autorización de algún adulto, lo que es también un problema social que las autoridades buscan resolver.

Entre enero y junio de 2019, el ICBF ha atendido a 69.910 niños, niñas y adolescentes migrantes venezolanos, de los cuales el 99% son beneficiarios de los servicios de Primera Infancia y el restante de otros programas de Prevención y Protección.

Por su parte, el alcalde de Valledupar, Augusto Ramírez Uhía, también ha sido enfático en afirmar que la administración municipal no permitirá que losniños sean usados por sus padres o por un adulto en los semáforos para pedir dinero. “Ellos no pueden ser usados para despertar lástima, necesitan estar en las aulas de clases y no en estos espacios públicos de alto tráfico. Esto lo logramos con trabajo articulado, por lo que invitamos a todas las instituciones a seguir esa articulación efectiva para hacerle frente a este problema”, aseguró.

QUITARÍAN PATRIA POTESTAD

La mendicidad infantil ha sido un fenómeno que ha estado invadiendo el territorio colombiano durante años, pero ahora ha sido más agudo por la llegada de la población inmigrante, especialmente en departamentos de frontera.

Ante tal situación, el Congreso de la República radicó recientemente un proyecto de ley que busca sancionar severamente a los responsables de estos casos. La iniciativa plantea quitarles la patria potestad a los padres que utilicen a los niños para la mendicidad, además de fuertes sanciones de cárcel y de multas para quienes incurran en esta falta.

El senador John Milton Rodríguez, vocero de la colectividad, afirmó que se busca salvaguardar los derechos de los menores de edad, consagrados en la Constitución.

“Hemos visto un incremento impresionado del abuso, cuando padres de familia y adultos utilizan los niños y los drogan para instrumentalizarlos como elementos de mendicidad en las calles de Colombia y eso se tiene que acabar”, señaló.

Agregó que “se le va a quitar la patria potestad a los padres de familia o a quienes la tengan, si permiten este abuso contra los niños. La patria potestad de los niños quedaría en manos de Bienestar Familiar, entidad que tendría que hacerse cargo de los menores objetos de abuso”.

Rodríguez explicó que con este proyecto de ley “se van incrementar las penas en un 50% para este tipo de actividades donde se induce a los menores de edad al consumo de alucinógenos o sustancias químicas para reducir su voluntad y manejarlos de esta manera”.