Diario del Cesar
Defiende la región

 ‘Estamos hastiados de la violencia, no queremos que regrese y nos acabe´

687

POR:
EDUARDO
MOSCOTE SIERRA

En medio de una caminata pacífica, campesinos y comunidad del corregimiento de Azúcar Buena (La Mesa); al igual que entes territoriales, rechazaron la aparición de una bandera del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y mensajes intimidantes, al parecer, escritos por este mismo grupo el pasado 5 de agosto.

El hecho se presentó sobre la vía que de Valledupar conduce a este sector y ha causado zozobra en la población y veredas aledañas (más de 2.000 personas), quienes expresan no querer repetir el flagelo de la guerra el cual los marcó durante varios años.

Víctor Hugo Mosquera, director territorial Cesar – Guajira de la Unidad de Víctimas, acompañó a los caminantes respaldando las acciones de quienes han regresado ‘con las uñas’ a los lugares de donde fueron desplazados.

Adelantarán un subcomité y comité en el que se formularán garantías sobre la situación: “El Comité de Justicia Transicional evaluará las condiciones de seguridad; citamos al Gobernador del Cesar y el Asesor de Paz a un subcomité el día 22 de agosto y uno general el 27 del mismo mes”, agregó.

LÍDERES Y VOCEROS SE PRONUNCIAN

Evelio López Arias, presidente de la Junta de Acción Comunal de las veredas Las  Montañas y Las Estrellas, y miembro de la Asociación de Productores Agroindustriales de Azúcar Buena, aseguró que se resistirán a la presencia de grupos al margen de la Ley.“La comunidad dedicada al campo sufrió de lleno el peso de la violencia, quedaron en la ruina, de lo que antes producíamos hoy solo alcanzamos el 30%.  Desplazábamos hasta 25.000 unidades de plátano, cacao, café, malanga y aguacate y hoy un solo camión puede con lo producido”.

Muchos campesinos han huido por amenazas y otros, se niegan a regresar al campo.“Ellos recuerdan cuando atravesaban por tres días los cerros paras salvar su vida”, acotó López Arias.

Aprovecharon el espacio – y la atención de los entes locales – para solicitar más presencia de las autoridades.  Álvaro Tavera, representante de la Asociación de Líderes del Cesar y promotor de los mercados campesinos de La Mesa pidió que las ayudas no queden en promesas.

Y señaló: “Estamos abandonados por el Estado; ya se nos quebrantó la tranquilidad, sumando el deterioro de los colegios, las vías y el abandono evidente a los campesinos”.

25 HOMBRES CUSTODIARÁN DE MANERA PREVENTIVA

Mientras se adelantan las investigaciones que den con los responsables de los actos, el teniente coronel Luigi Olarte, comandante del Batallón N°2 La Popa, afirmó que sobre la vía Valledupar – La Mesa, instalarán un pie de fuerza de 25 unidades motorizadas para custodiar el tramo en horas de la noche y madrugada.

La carretera, es responsabilidad de la unidad de la Fuerza Militar por ubicarse a escasos metros, por eso, “tomamos cartas en el asunto con el apoyo  de la comunidad, estamos en indagación, pero ya aplicamos medidas preventivas para la tranquilidad”.

El coronel Lácides Ramos comandante de la Policía Nacional en Cesar hizo presencia en la marcha el día de ayer.  Recordó que se mantiene activa una recompensa de $10.000.000 para quien entregue información sobre los responsables y los sitios en los que elaboren este tipo de propagandas.

Aseguró que en este sector del departamento no hay identificada presencias del ELN: solo en el centro y sur,  y los actores estarían reconocidos.“Vamos a trabajar de manera conjunta con las unidades de Ejército y Policía.  El llamado es a la calma, tienen derecho a marchar.  No están abandonados por las autoridades.  Tenemos centrados esfuerzos sobre las veredas y en los próximos días van a ver los resultados”, comentó Ramos.

Por último Gonzalo Arzuza secretario de Gobierno Municipal concertó un consejo de seguridad para la próxima semana, buscando las medidas que permitan blindar a la ciudad de posibles actos criminales.

LA COMUNIDAD SALIÓ A LA VÍA

DIARIO DEL CESAR acompañó la marcha pacífica, y conoció las posturas de  algunos asistentes que salieron a rechazar la posible presencia de grupos ilegales.

Rosa Elena Restrepo Ortiz, auxiliar de enfermería en La Mesa: “Estamos preocupados por la paz del corregimiento y sus alrededores, por eso marchamos para demostrar que estamos contra de la violencia”

Adela Otálora comentó: “Me uní a la marcha porque ya nosotros vivimos esta violencia y no la queremos repetir, es muy dura, no se lo deseo a nadie: es vivir en zozobra todos los días”.

Eymis Daza también protestó: “Desde niños presenciamos la violencia, nos tocó muy duro en la época de los paramilitares y no queremos eso”.

Por último, Luis Cadena, propietario de una parcela: “Es justo hacer el reclamo para evitar que los grupos violentos vuelvan a la zona, veníamos gozando de una tranquilidad en el campesinado agrícola; disfrutando del ecoturismo que se fomentó y que se puede afectar por estas acciones”.